Concierto para piano y orquesta no. 2 op. 18 – Sergei Rachmaninov (1873-1943)

Publicado: enero 28, 2016 Última Modificación enero 28, 2016 Por: adminmusica



Khatia Buniatishvili, piano | Filarmonica Teatro Regio Torino | Gianandrea Noseda, director

En 1897, la Primera sinfonía de Rachmaninov fue estrenada en San Petersburgo en un concierto dirigido por Alexander Glazunov. Glazunov era un buen compositor y una persona bastante decente, sin embargo parece que era terrible dirigiendo, y esa ocasión fue un verdadero desastre. No era la primera vez en la historia de la música que la crítica y el público eran incapaces de distinguir entre una mala interpretación de una mala obra.

Rachmaninov sabía qué tan buena y original era su sinfonía. No empero, siempre cerca de la depresión, pronto se encontró incapaz de enfrentar la página en blanco. Cuanto más se silenciaba su voz creativa peor se sentía y cuanto peor se sentía la idea no componer le resultaba impensable.

En el encabezado de la primera página de su Segundo concierto está una simple dedicatoria, “À Monsieur N. Dahl.” El Dr. Nicolai Dahl era un internista que estudiaba hipnosis, así como un excelente violinista, chelista y fundador de su propio cuarteto de cuerdas. Rachmaninov le comenzó a visitar diariamente en enero de 1900. La intención era mejorar el sueño y el apetito del compositor, pero el propósito mayor era ayudarle a componer un concierto para piano. El tratamiento, una mezcla de sugestión por hipnosis y conversación culta, rindió frutos. Para abril, Rachmaninov se sintió lo suficientemente bien para viajar a Crimea y luego a Italia. Cuando regresó a casa, traía bajo el brazo bosquejos de un nuevo concierto. Dos movimientos, el segundo y el tercero, fueron terminados ese verano y tocados en diciembre. Luego del concierto, Rachmaninov añadió el primer movimiento. Cinco días antes del estreno sufrió un momento de pánico, en el que estaba convencido que había producido una pieza totalmente incompetente, pero el tempestuoso éxito del que disfrutó en la premiere parece que lo convenció de lo contrario.

Una cualidad especialmente aparente del Segundo concierto es una sensación de que todo evoluciona sin esfuerzo, y esto era algo nuevo en la música de Rachmaninov. Comienza magníficamente con algo tan familiar que damos por hecho, una serie de acordes del piano en crescendo, todos basados en fa, cada uno reforzado por el fa más grave en el teclado y, dada la acumulación de la tensión armónica y fuerza dinámica, constituye una poderosa plataforma que antecede al acorde de tónica, en do menor. Ahí, las cuerdas con clarinete inician una melodía llana pero intensamente expresiva, que es acompañada por el piano con sonoros arpegios. Cabe destacar el papel de acompañante que desempeña el piano. En ningún lugar de la literatura se puede encontrar un pasaje en donde el piano sea a la vez compañero y agresivo solista como en el primer movimiento de esta obra. El impulso inicial discurre en un gran párrafo bien organizado, al que Rachmaninov añade dos pequeñas apéndices, una breve corrida del piano y un juego de acordes cadenciales. Es ahí que la orquesta guarda silencio y el pianista toma el papel de solista en el sentido romántico del término.

Rachmaninov construye un puente hacia el segundo movimiento. De nuevo el pianista está acompañando, primero a la flauta y luego al clarinete. A lo largo del movimiento la relación entre piano y orquesta es imaginada y trabajada con gran delicadeza. Hay algo cautivador en la manera en que el piano inserta con timidez seis notas melódicas entre las primeras dos frases del clarinete, los papeles se invierten más adelante en el movimiento. Luego, un interludio más rápido que recuerda a un scherzo. Este interludio se derrama en una cadencia y con sólo cinco notas un par de flautas devuelven la música de los suaves arpegios.

Rachmaninov de nuevo hace un puente hacia el Finale, que inicia con una marcha distante, como si se tratase de una conspiración, hasta que ocurre la asertiva entrada del piano. La música de marcha ahora es determinada, vigorosa y Rachmaninov da contraste con una de sus melodías más bellas y famosas. Todo se mueve hacia una conclusión “a todo motor.” Cuando uno reflexiona sobre los antecedentes biográficos del concierto, es agradable ver que la última marca de tempo sea “risoluto.”

Fuente: Michael Steinberg para la Orquesta Filarmónica de San Francisco

La OFUNAM ejecutará el Segundo concierto para piano y orquesta de Sergei Rachmaninov con Jorge Luis Pratts como solista este 30 y 31 de enero en la Sala Nezahualcóyotl. Para mayor información, consulte cartelera.

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí