Especial Semana Santa. Domingo de Resurreción

Publicado: abril 2, 2015 Última Modificación abril 16, 2017 Por: adminmusica

La resurrección y ascensión de Jesús – C.P.E. Bach (1714-1788)


La muerte de Georg Philipp Telemann en 1767 allanó el camino para que su ahijado, Carl Philipp Emanuel Bach ocupara el puesto de Director de música de Hamburgo. Antes de eso C P E Bach había estado trabajando para Frederick II de Prusia en Berlín, pero el tan anhelado puesto le brindaría una mayor libertad musical y flexibilidad estilística. Esto incluyó la composición de tres oratorios, incluyendo La resurrección y ascensión de Jesús.

El segundo hijo del gran J. S. Bach es mejor conocido por sus obras instrumentales, que son numerosas, que por su breve producción vocal. Sin embargo, este oratorio, una obra de madurez escrita en la década de 1770, es considerada entre sus mejores y más originales piezas. Ciertamente proclama su originalidad desde los compases iniciales, un pasaje sombrío y misterioso para cellos y contrabajos solos. El coro posterior apunta a la grandeza y el sentido de trascendencia que distingue a las grandes obras corales de su padre.

La narración es cantada por un tenor en una serie de recitativos, que comienzan en su mayoría secco, pero que progresivamente son coloreados por las texturas orquestales que reúnen una importante fuerza emocional. El largo en el inicio de la segunda parte es muy bello y refleja un ambiente de desolación. Hay varias arias, a menudo en dos partes, con una sección principal moderato y una sección intermedia más lenta y contemplativa; una de ellas, para el tenor, tiene un obligato de fagot notable.

El aria de soprano es una pieza particularmente expresiva, aunque podría decirse que es opacada por el dúo que sigue, con el atractivo uso de dos flautas que acompañan a la soprano y su uso típico de apoyaturas y disonancias que aumentan la tensión. Hay un brillante y breve coral “Triunfo!” que se repite, con sus trompetas de celebración, la figuración emotiva que realiza el violín y los pasajes declamatorios en el coro. El coro, por supuesto, tiene la última palabra, en un gran coral final que culmina en una fuga.

Fuente: Gramophone


Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí