Hugo Wolf, maestro del Lied

Publicado: mayo 13, 2018 Última Modificación mayo 13, 2018 Por: adminmusica

Para muchos conocedores, Hugo Wolf (1860-1903) es junto con Schubert el gran artífice del Lied (canción). Nació en Austria hijo de un peletero y  músico aficionado. A temprana edad Hugo mostró una gran disposición hacia la música pero, igualmente, una gran impaciencia ante la disciplina: no terminó su régimen escolar ni tampoco los estudios en el conservatorio de Viena.

Se dedicó a dar clases de música y encontró el apoyo de amigos y patronos que le permitieron avanzar en su carrera. Pero su orgullo no toleraba estas ayudas: trabajó brevemente (tres meses) como director asistente en Salzburgo y de 1884 a 1887 como crítico musical del Salonblatt de Viena, donde destacó como brillante pero polémico cronista: no veía más que virtudes en Wagner y ninguna virtud en Brahms.

Wolf escribía sus canciones en rachas entusiastas – varias canciones al día, volúmenes enteros en unas cuantas semanas – seguidos de periodos largos de depresión e inactividad. En 1887 mostró señas innegables de enfermedad mental; fue hospitalizado en un sanatorio y después liberado, aparentemente sano, pero tuvo una recaída y fue recluido en 1898 en un asilo cercano a Viena, donde murió en 1903.

Su obra incluye cuadernos de canciones con poemas de Mörike, Eichendorff, Goethe, poesía anónima española e italiana y más de 100 canciones adicionales, de las que él mismo publicó 31; terminó una ópera (El Corregidor), el poema sinfónico Pentesilea (inspirado en Kleist) , la Serenata italiana para pequeña orquesta o cuarteto de cuerdas y otras obras instrumentales y corales. También orquestó 23 de sus canciones.

Wolf introdujo al Lied las innovaciones armónicas y los principios declamatorios de las óperas de Wagner. Más que cualquier otro compositor respetó los textos: cada rasgo, cada inflexión del discurso-melodía de un texto generalmente encuentra su contraparte en la línea vocal de sus canciones, mientras que los acompañamientos se construyen de una o dos frases pequeñas que se expanden y desarrollan siguiendo principios  sinfónicos. Wolf es un maestro de la concentración (es notable que la extensión de las canciones de su Cancionero italiano casi no pasan de una página de música) y también es un maestro de la invención melódica (gestos y figuras, humores y pensamientos, todos se transforman en melodías inolvidables). Cada uno de sus cancioneros tiene su propia atmósfera, sin embargo en todos se escucha la voz y acento propio de Wolf. Nadie salvo Schubert ha hecho una aportación tan poderosa al arte del lied – y ni siquiera Schubert ha casado poesía y música tan perfectamente como lo hizo Wolf en sus mejores “poemas para voz y piano”.

Fuente: S.S. Prawer, The Penguin Book of Lieder, 1964, 1984.

El jueves 17 de mayo, a las 20h, el célebre tenor mexicano Francisco Araiza ofrecerá en Bellas Artes el Cancionero italiano, de Hugo Wolf, una singular oportunidad para escuchar y disfrutar del arte de dos grandes músicos: Francisco Araiza y Hugo Wolf.  

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí