Durante y la fe como belleza de lo cotidiano.

Publicado: diciembre 28, 2016 Última Modificación diciembre 28, 2016 Por: adminmusica

por Francesco Milella

Para los compositores y en general los músicos barrocos italianos, el repertorio religioso, aun representando una parte esencial de su vida musical, ocupaba una posición de menor importancia respecto a la ópera: sabían que muy difícilmente las misas y los motetes, que casi semanalmente las iglesias de la ciudad les comisionaban, podían abrir las puertas de la gloria, del dinero y de la fama musical. Por esta razón, muchos de ellos se acercaban a dicho repertorio para cumplir con sus deberes espirituales en momentos de descanso entre dos temporadas de ópera o, por ejemplo, cuando los teatros, por orden de la Iglesia, cerraban en tiempos de celebraciones religiosas.  

Muy pocos compositores a lo largo de los siglos XVII y XVIII lograron vivir solamente de música religiosa: casi siempre eran figuras menores que, habiendo fracasado como operistas, lograban reciclar su mediocre ingenio musical en alguna capilla menor de Nápoles o Venecia, componiendo un número indefinido de misas, motetes y secuencias ahora olvidadas en alguna biblioteca italiana. Un solo compositor, en todo el barroco italiano, logró triunfar en Europa sin acercarse al mundo de la ópera, marcando, con sus maravillosas obras religiosas, un nuevo gusto musical. Rousseau lo consideraba «le plus grand harmoniste d’Italie, c’est-à-dire du monde»: era Francesco Durante.

Francesco Durante nació en Frattamaggiore cerca de Nápoles, en 1684. Desde niño comenzó a estudiar música en uno de los cuatro conservatorios napolitanos, el Conservatorio dei poveri di Gesù Cristo, para luego pasar al Conservatorio di Sant’Onofrio a Porta Capuana donde perfeccionó sus estudios con Alessandro Scarlatti. A partir del 1725, tras la muerte de su maestro, Durante dedicó toda su vida a la composición y a la enseñanza en diferentes conservatorios de la ciudad hasta el 1755, año de su muerte en Nápoles.

El amplio repertorio religioso de Francesco Durante – más de treinta misas, quince motetos, casi veinte secuencias, nueve Magnificat y cinco Requiem – es el más refinado ejemplo de música religiosa italiana barroca cuya peculiaridad, como vimos la semana pasada, era «un lenguaje espiritual original, menos profundo e íntimo del que Bach estaba creando en Alemania, pero quizás más ligero y abierto al placer y al deleite, capaz de transformar la religión en un brillante espectáculo de sensaciones y emociones.»

El primer contacto con Durante puede decepcionar un poco: acostumbrados a la fuerza y a la energía de un Vivaldi o de un Handel, o al tono místico y sublime de un Bach, su música nos puede parecer monótona e incluso aburrida. La verdad es que Durante no quiere sorprendernos o dejarnos boquiabiertos con extravagantes melodías y armonías contrastantes. Al contrario, el encanto y la belleza de su música están en la delicadeza de sus melodías, en la armonía amable y amorosa, en el ritmo discreto que acompaña sus obras, en el diálogo cordial que nace entre instrumentos y voces.

El resultado es una música religiosa profundamente íntima, libre totalmente del tono severo y místico del mundo alemán y de las exageraciones operísticas de sus colegas italianos, que muy a menudo contaminaban el repertorio espiritual italiano distrayendo la atención del creyente. Al contrario, Durante, sin abandonar el placer y la sorpresa, nos ofrece una espiritualidad más respetuosa de la intimidad humana, cuidadosa de su profunda relación con la fe, que da el justo espacio a la teatralidad que en ella se esconde.  

Esta, creo, es la mejor manera para acercarse a la música de Francesco Durante: apreciar su delicadeza y su cordialidad, y disfrutar una espiritualidad (cualquiera que sea) más ligera y amable, donde la música no celebra la gloria de lo eterno sino la belleza de lo cotidiano.  

Dixit Dominus

Messa in Pastorale

Magnificat

Lamentationes Jeremiae Prophetae

Missa in afflictionis tempore

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí