Música para dos pianos

Publicado: diciembre 5, 2014 Última Modificación diciembre 5, 2014 Por: adminmusica

La combinación de dos pianos haciendo música de cámara o como dueto solista con orquesta sinfónica parece tener un especial atractivo. Quizá sea por las enormes posibilidades polifónicas y polirítmicas que oferta o por el simple hecho de reunir a dos virtuosos del mismo instrumento en frenético duelo. El punto es que la historia de la música ha producido un repertorio significativo para esta dotación, que sigue en franco crecimiento dado el interés mostrado por los compositores contemporáneos.

La consolidación de los teclados con cuerda pulsada en el siglo XVI (el clavecín) como elemento indispensable de las cortes musicales o casas aristócratas europeas abrió la posibilidad de experimentar con la suma de dos o más instrumentos y los resultados incentivaron pronto a los compositores.

Los conciertos para dos clavecines más tempranos quizá sean los de Antonio de Cabezón, célebre compositor para teclado. El barroco maduro trajo verdaderas joyas de este género, como las colecciones de Couperin o los conciertos de Bach para dos y hasta cuatro teclados. Entrado el siglo XVIII, C.P.E Bach y Mozart hicieron aportaciones importantes. Mozart tiene, además de su conocido concierto doble, una sonata y una fantástica fuga en do menor. El periodo romántico está lleno de ejemplos. Mendelsohnn tiene dos brillantes y difíciles conciertos, existe el poco conocido concierto de Max Bruch y Brahms compuso varias obras maestras, como las versiones para dos pianos de las Variaciones sobre un tema de Haydn y del Quinteto para cuerdas y piano op.34; además de las Variaciones sobre un tema de Schumann y las famosas Danzas Húngaras. En el siglo XX la producción no aminora. Stravinsky, Poulenc, Bartók, Vaughan Williams , Lutoslawsky y Martinu, entre muchos otros, engrosaron este repertorio con obras deslumbrantes. Entre ellas, quizá la Sonata y el Concierto de Poulenc, así como el Concierto con percusión y celesta de Bartók son las obras más valoradas.

Hay duetos de pianistas legendarios: Por ejemplo, Lyubov Bruk y Mark Taimanov, Josef y Rosina Lhévinne, los hermanos Kontarsky, Robert y Gaby Casadesus, las hermanas Labèque, y más recientemente, las hermanas Buniatishvili. Pero además, algunas de las grabaciones legendarias en el género provienen de colaboraciones musicales entre virtuosos un tanto insospechadas. Por ejemplo, el dueto Ashkenazy-Previn o Lupu-Perahia. Quizá las colaboraciones más notorias de los últimos treinta años han sido las que gesta la portentosa Martha Argerich con un buen número de colosos del piano. Entre ellos, Stephen Kovacevic, Nelson Freire, Maria Joao Pires, Daniel Barenboim, Evgeny Kissin y Lang Lang.

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí