De perfumes y música: Il profumo dell’opera

Publicado: enero 7, 2019 Última Modificación enero 7, 2019 Por: Música en México

por José Antonio Palafox

Continuando con su valiosa labor de difusión de importantes obras de la ópera, el lied y la cantata, la disquera-editorial mexicana Welt ha lanzado al mercado Il profumo dell’opera, su más reciente producción discográfica. Al igual que su anterior Il vino nell’opera, espirituosa selección de temas operísticos que giran en torno al vino, Il profumo dell’opera es un álbum recopilatorio cuyo eje temático es la presencia del perfume en la música.

La elección de obras no podía ser más acertada, porque cada una de ellas es una pequeña joya que posee un aroma particular pero que, en conjunto, dan cuerpo a un disco tan equilibrado, sutil y delicado como un buen perfume. La pieza inicial —el famoso dueto Viens, Mallika de la ópera Lakmé— despliega ante nuestro oído y nuestro olfato la rica variedad de temas y aromas que estamos a punto de disfrutar, y a partir de ahí vamos de arrebato en arrebato, cual Jean-Baptiste Grenouille en El perfume de Patrick Süskind. Una tras otra, aparecen piezas conocidas (por ejemplo, Gli aranci olezzano de Cavalleria Rusticana o Scuoti quella fronda di ciliegio de Madama Butterfly) y otras no tanto (Le violette, de la ópera Pirro e Demetrio de Alessandro Scarlatti o Un souffle de parfums, canción del Poème du souvenir de Jules Massenet), pero de las que quizá nunca hubiéramos sospechado que tienen como tema la exaltación del sentido del olfato. Y es que, si bien en algunas de ellas la referencia es clara y sencilla (como en la hermosa Ich atmet’ einen linden Duft de las Rückert Lieder de Gustav Mahler), en otras la alusión es —para deleite de los más avezados melómanos— más críptica (como en Das süßelies Lied verhallt de Lohengrin y Wie dünkt mich doch die Aue heut so schön! de Parsifal, donde Richard Wagner le da un sentido poco menos que metafísico al aroma de las flores).

Como todo perfume de calidad que se precie, Il profumo dell’opera también está hecho de contrastes. Como prueba, ahí están el delirante Galop de la ópera La nariz de Shostakovich, que nos invita a embriagarnos con los chispeantes aromas de la vida, la elegante invocación de la naturaleza que es Je ne sais si je veille del Werther de Jules Massenet y el intenso transitar de los tétricos olores de la muerte a los luminosos aromas de la vida plasmado en Prenez garde!… Ah! Je respire enfin! de Pelléas et Mélisande, única ópera terminada de Claude Debussy. El álbum concluye con Les parfums de la nuit, evocativa pieza de Claude Debussy que nos deja extraviados en un éxtasis sin final, tal como una fragancia fina deja persistente huella capaz de despertar un recuerdo específico en nuestra memoria olfativa. El silencio nos hace abrir los ojos y entender que el disco ha llegado a su fin, pero en el aire aún queda flotando un tenue aroma a belleza que nos acompañará durante mucho tiempo.

La selección de grabaciones que conforman Il profumo dell’opera es de primerísimo nivel, y en ella encontramos desde figuras legendarias como Mady Mesplé, Renata Tebaldi, Janet Baker, Gundula Janowitz, Carlo Bergonzi, José van Dam, Kurt Moll, Alain Lombard, Tullio Serafin y Rafael Kubelik, hasta algunos de los intérpretes más destacados de la escena contemporánea, como Roberto Alagna, Claudio Abbado, Michael Tilson Thomas, Roberto Paternostro y Valeri Guérguiev. Completa el disco un interesante cuadernillo informativo con notas de César Morales, fundador de Welt, quien nos explica el porqué del subtítulo “una octava de aromas” y nos habla sobre el innegable vínculo existente entre la complejidad de aromas que crean un buen perfume y la complejidad de sonidos que crean una buena pieza musical, correspondencia que va más allá de lo que imaginamos.

Léo Delibes: Viens, Mallika (Lakmé) / Mady Mesplé, Danielle Millet y la Orquesta del Teatro Nacional de la Opéra-Comique, dirige Alain Lombard

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí