Atracción fatal: La ópera y el cine

Publicado: julio 24, 2018 Última Modificación julio 28, 2018 Por: adminmusica

La asociación entre la ópera y el cine se remonta a la invención del cine como medio: los pioneros del cine Meliès y Edison produjeron películas mudas sobre la ópera, quizás con la esperanza de que el prestigio del medio operístico forjara una reputación para la naciente industria. La ópera y el cine tienen mucho en común: de hecho, usan la música, el teatro, la danza y otras formas de arte a la vez. En esto, ambos cumplen en la idea estética de Wagner de la obra de arte total (Gesamtkunstwerk).

Las referencias cruzadas y la inspiración mutua han provocado varios experimentos interesantes.

Preludio: literatura adaptada tanto al cine como a la ópera

Tradicionalmente, la fuente más importante de historias para la ópera y el cine es la literatura. Ahora, como en el pasado, las grandes novelas han proporcionado material ilimitado para la pantalla y los escenarios de ópera: por citar algunos ejemplos, Camille (La traviata de Verdi / ¡Moulin Rouge de Baz Luhrmann!), Pygmalion (My Fair Lady – ópera y adaptación al cine), o l ‘Ecume des jours (adaptado con el mismo nombre por Michel Gondry para la pantalla y Edison Denisov para la escena).

Acto 1: La ópera en el cine

El cine tiene una larga fascinación por el medio operístico. Desde comedias románticas hasta películas de acción, las escenas de ópera aparecen en una variedad de géneros. Cualquiera que sea la película, las escenas ambientadas en la ópera o en sus alrededores tienden a representar un momento culminante en la trama. En Quantum of Solace (2008) película de James Bond, una de las escenas de acción más importantes, ambientada durante una presentación de Tosca de Puccini en Bregenz, refleja fielmente lo que está sucediendo en el escenario: incluidos la ejecución y el salto al vacío. En Amadeus (1984), el estreno de Le Nozze di Figaro –contado por el personaje de Antonio Salieri– hace bostezar al emperador, hecho que marca un cambio en la suerte de Mozart.

El cine también tiene la capacidad de extender los elementos visuales de la ópera: las cámaras pueden acercarse y alejarse de las expresiones faciales, se pueden hacer efectos visuales, el montaje puede alterar el significado de una escena, etc. Lejos de sustituir la experiencia operística, las películas basadas en la ópera ofrecen una perspectiva diferente y complementaria del repertorio operístico: se convierten en un género propio, que ha sido etiquetado como la “película de ópera”. Los Cuentos de Hoffmann (1951) de Powell y Pressburger llevan al espectador a un mundo fantasmagórico lleno de muñecos animados en technicolor, cortesanas y científicos locos.

La versión filmada de Don Giovanni (1979) de Losey, ambientada en villas
venecianas en Vicenza y sus alrededores, construidas por el arquitecto italiano
Palladio en el siglo XVI, yuxtapone el poder revolucionario de los dos artistas,
encontrando nuevos significados políticos y espirituales para su trabajo.

Más rara vez la ópera ha proporcionado al cine la inspiración de la trama: en M. Butterfly (1993) de Cronenberg, el director se inspira en los temas del orientalismo y el amor prohibido de Madama Butterfly, estableciendo la acción en Beijing, en la década de 1960.

 

Acto 2: El cine en la ópera

Con la excepción de Lulu de Alban Berg (directamente inspirada en la película muda Pandora’s Box de Pabst de 1928), la adaptación de las películas a las óperas es un desarrollo completamente nuevo. Sin embargo, es un género que crece rápidamente: cada vez se encargan más óperas basadas en películas. Del mismo modo que las novelas populares fueron elegidas en el siglo XIX como tramas para óperas, hoy en día los compositores recurren a textos populares o relevantes para atraer a la audiencia. Por ejemplo, Thomas Adès, en su exitosa interpretación operística de El ángel exterminador de Luis Buñuel (2016). El trabajo de Ingmar Bergman ha demostrado ser un favorito, con dos de sus películas puestas a la música (Autumn Sonata de Sebastian Fagerlund y Persona de Keerlin Makan). Esto no debería sorprender a nadie, considerando que el director sueco era un gran fanático de la ópera y que él mismo había dirigido la película de ópera The Magic Flute (1975).

Epílogo

En el futuro, el cine y la ópera están destinados a estar más entrelazados. Mientras la ópera lucha por tener relevancia en el siglo XXI con la producción de música comercial, y el cine lentamente cede su papel predominante a la televisión pay per view, los dos medios pueden aliarse para dar lugar a nuevas formas de arte, integrando los códigos de cada uno para crear algo que puede llegar a ser más grande que la suma de sus partes.

 

Fuente:
Ópera Vision

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí