Bob Dylan, premio Nobel de Literatura 2016

Octubre 13, 2016 5:48 pm

A principios de la década de 1960, el mundo de la música folk estadounidense se vio sacudido por la presencia de Bob Dylan, un joven de cabello alborotado que —con poco más de 20 años de edad y acompañado de su guitarra y su armónica— desgranaba con voz melancólica canciones con contenido social y de protesta política que llegaron a convertirse en verdaderos himnos generacionales.

En The Times They are a-Changin, una de sus primeras canciones, Dylan proclama una indiscutible verdad: los tiempos están cambiando. Y con ellos, este inquieto cantautor que, tras revolucionar el folk con su emblemático álbum The Freewheelin’ Bob Dylan, ha pasado los últimos 55 años explorando y renovando prácticamente todos los caminos de la música popular estadounidense: el blues (Blonde on Blonde), el country (Nashville Skyline), el góspel (Slow Train Coming) y hasta los villancicos (Christmas in the Heart), por ejemplificar brevemente.

Teniendo siempre como premisa una constante mutación en el enfoque musical y vocal de sus composiciones, Bob Dylan ha hecho entrega (en aproximadamente 60 discos) de una obra inestimable que ha sido justamente reconocida con algunos de los más prestigiosos premios: Grammys, Globos de Oro, un Óscar a la mejor canción original, el Pulitzer por su aporte a la música y la cultura estadounidenses, un doctorado honoris causa por la Universidad de Princeton, y ahora el premio Nobel de Literatura.

De las 113 personas que han recibido tan codiciado galardón, Bob Dylan es el primer músico. Solo tiene dos libros en su haber (Tarántula y Crónicas, volumen 1), y es obvio que el premio no se le concedió por ellos. Basta abrir el cuadernillo de cualquiera de sus discos y leer las letras de sus canciones para entender la decisión del jurado. Se trata de verdaderos poemas compuestos con una inusitada sofisticación estructural más cercana a los trabajos de las vanguardias literarias del siglo XX que al esquemático mainstream musical. Y son estas letras las que le han merecido ser comparado con autores consagrados como John Keats y T.S. Eliot y lo han convertido en una de las figuras más influyentes de nuestro tiempo, no solo en el aspecto musical, sino culturalmente hablando. Así, la Academia sueca reconoce que entrega el premio a Dylan por “su creación de nuevos modos de expresión poética dentro de la gran tradición de la música estadounidense”.

En 1988, cuando Dylan ingresó al Salón de la Fama del Rock and Roll, Bruce Springsteen afirmó: “Bob liberó nuestra mente del mismo modo que Elvis liberó nuestro cuerpo. Nos enseñó que el mero hecho de que la música fuera naturalmente física no significaba que fuera anti-intelectual”. La lectura de sus letras lo reafirma. Hoy, en relación con la decisión de otorgar el premio Nobel a Bob Dylan, el escritor Salman Rushdie dice: “Desde Orfeo hasta Faiz [Ahmad Faiz, poeta paquistaní fallecido en 2008], la canción y la poesía siempre han estado estrechamente vinculadas. Dylan es el brillante heredero de la tradición bárdica”. La escucha de sus canciones lo demuestra.

Bob Dylan: Blowin’ in the wind

Comentarios