Cuartetos románticos mexicanos

Agosto 3, 2013

Por Juan Arturo Brennan


Alfonso de Elías: Cuarteto No.2; Gustavo Campa: Tres miniaturas; Domingo Lobato: Cuarteto en sol; Alfredo Carrasco: Cuarteto en mi menor. Interpretan: Cuarteto Latinoamericano. Grabación de SONO LUMINUS DSL-92130.


Una de las más recientes producciones discográficas del Cuarteto Latinoamericano está
dedicada a música romántica mexicana, a través de la exploración de cuatro obras que tienen como atractivo extra, además de su contenido estrictamente musical, su peculiar cronología. El Cuarteto de cuerdas no. 2 de Alfonso de Elías presenta un trabajo armónico complejo y variado, y en sus movimientos tercero y cuatro se encuentran algunas complejidades rítmicas atractivas. En el cuarto, además, De Elías parte de una tonada popular mexicana para convertirla en una danza arcaica por medio de un peculiar trabajo de transformación, tanto melódica como armónica. (Aquí hay, quizá, puntos de contacto con el Cuarteto virreinal de Miguel Bernal Jiménez). En el último movimiento se aprecia, también, una estructura seccional poco ortodoxa.


Las Tres miniaturas para cuarteto, de Gustavo Campa, se mueven en un ámbito armónico más tradicional y restringido que la pieza De Elías, y la impresión general es de una refinada música de salón con ciertas reminiscencias cortesanas arcaicas. Al interior de discursos plácidos y equilibrados, Campa ofrece algunos momentos más intensos y arrebatados, y en la tercera de las piezas propone unas variaciones muy clásicas que conducen a un final lánguido y vaporoso.


La obra más interesante de este CD es el Cuarteto en sol de Domingo Lobato, compositor michoacano radicado en Jalisco del que casi nada se sabe, se toca, se conoce o se graba. Destaca en su cuarteto, sobre todo, el manejo sólido y experto de las texturas. En su primer movimiento hay episodios en tempi más vivos que el Lento básico que lo caracteriza. El segundo está definido por un singular diseño y una sólida realización, si bien tiene algo de inescrutable y hermético. Por contraste, el tercero es vivo y extrovertido y tiene un claro sabor popular mexicano, matizado por numerosos toques de modernidad, así como peculiares apuntes rítmicos.


La última pieza e este CD es el Cuarteto en mi menor de Alfredo Carrasco. Se trata de una obra plenamente tradicional en la que el compositor logra una buena evocación de sus modelos europeos. Su tercer movimiento, designado como Allegro giocos,o no lo parece tanto, y se percibe más como una especie de Allegretto . De manera análoga a la obra de Lobato, ésta de Carrasco concluye con un movimiento vivo de inconfundible sabor nacional, enmarcado en una estructura muy académica y con cierto brillo instrumental y expresivo.


Repertorio, ejecución y grabación, todo de muy buen nivel. Además, este CD contiene no uno, sino dos textos en su folleto. En el primero se encuentran las pulcras notas de Saúl Bitrán a las obras grabadas. En el segundo, el acucioso musicólogo Ricardo Miranda hace una definición general y apología particular del romanticismo, a partir del interesante hecho de que tres de estas obras son tan recientes como 1944 (Carrasco), 1958 (Lobato) y 1961 (De Elías). Muy interesantes, sin duda, y probable objeto de sabrosos debates históricos y musicales, las agudas observaciones de Miranda sobre la prevalencia tardía del espíritu romántico en estas tres obras mexicanas. (Las Tres miniaturas de Campa datan de 1889).


Juan Arturo Brennan, en pauta, no. 121; por cortesía del autor y del director de pauta, Mario Lavista.


Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí