Los 10 mejores pianistas de todos los tiempos… o no

Mayo 25, 2015

Ya se sabe que cada vez que alguien osa confeccionar una lista de los mejores en algo, da igual lo que sea, inmediatamente salen voces disconformes que aportan su selección personal. No hace mucho tiempo sucedió con aquella que declaró a Plácido Domingo como el mejor tenor de la historia. En aquella lista, realizada por la revista BBC Music, según algunos expertos, sobraban algunos nombres y faltaban otros.

Ahora ha sido una publicación australiana, Limelight, la que se ha atrevido a enumerar del 1 al 10, a los mejores pianistas de todos los tiempos. Lo ha hecho a través de una votación en la que han participado jóvenes y consagrados pianistas de nuestros días. Tal vez encuentren ustedes algunas ausencias (la lista no incluye ni a Claudio Arrau, Paderewski, Fischer, Argerich, Pollini o Sokolov), o tal vez no. Tras leer el «Top-Ten», les animamos a que confeccionen su propia lista.

1- Sergei Rachmaninov (1873-1943). Pianista y compositor, es el más universal de todos los integrantes de esta lista. También nacido en Rusia, compartió aula de composición con Alexander Scriabin. Su «Segundo concierto para piano» es uno de las obras más populares. Destacan de él su técnica impecable, casi sobrehumana por su limpieza de ejecución. El australiano Leslie Howard destaca la «honestidad» y la ausencia de «trucos baratos» a la hora de abordar una partitura, “Creo que es el pianista más importante de todos los tiempos y estoy convencido que es el mejor pianista que jamás ha grabado un disco”, sentencia Howard. Rachmaninov – Nocturno op.9 no. 2 de Chopin

2- Vladimir Horowitz (1903-1989). Abandó Rusia con 21 años para instalarse en Occidente. Le bautizaron como “el tornado desatado de las estepas”. Su carrera se centró en el repertorio romántico y en Scarlatti. En 1986 volvió triunfal a Rusia. Destacó por su virtuosismo y el extraordinario uso del color. Para el joven pianista austriaco Ingold Wunder, Horowitz combinaba la mejor clase de pianismo y un gusto único para la música y la interpretación, que nunca fue mediocre. “Hacía suyo todo lo que tocaba”. Refrendan su opinión Freddy Kempf, Gerard Willems,

Konstantin Scherbakov…

Horowitz – Consolation no. 3 de Liszt

3- Sviatoslav Richter (1915-1997). Fue un músico destacado de la Unión Soviética, con una sólida técnica, pero al mismo con una gran variedad de sonidos. Barry Douglas subraya su intensidad y la pasión que Richter sentía por la música –“estaba obsesionado, poseído por la ella”-. Y también su capacidad para transformar el sonido del piano “en el de una orquesta o un coro”. Entre sus hitos, recuerda el concierto que ofreció en Sofía en 1958, donde tocó Chopin y Mussorgsky. Howard Shelley, Anna Goldsworthy y Piotr Anderszewski también lo han elegido.

Richter – Jeux d’eau de Ravel

4- Arthur Rubinstein (1887-1982) Pianista polaco que se trasladó a vivir a Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial. Thomas Mann le calificó como “virtuoso feliz”. Otro pianista, Horowitz, influiría decisivamenet en su carrera. Destacan sus interpretaciones de Chopin. Roger Woodward, recuerda su encuentro con Rubinstein. Asegura que su interpretación de los Nocturnos le enseñó la clave para abordar el resto de la obra de Chopin. También le han votado Simon Trpceski, Jayson Gillham, Margaret Fingerhut…

Rubinstein – Impromptu op.90 no. 4 de Schubert

5-Emil Gilels (1916-1985). Nacido en Odessa, se trasladó a vivir a Moscú en 1935. Junto con Richter, fueron los dos pianistas más destacados en la Unión Soviética. Gilels y el violinista David Oistrakh fueron los primeros músicos de la Unión Soviética a los que se les permitió actuar en Occidente. El joven pianista francés Cédric Tiberghien habla del “sonido dorado” que Gilels era capaz de producir sin, aparentemente, ningún esfuerzo. Le parece inolvidable la grabación del Segundo concierto de Brahms que realizó con la Filarmónica de Berlín. También le han votado

Alice Sara Ott, Olli Mustonen, Lars Vogt…

Gilels – Fantasía K397 de Mozart

6-Alfred Cortot (1877-1962). El músico francés era conocido como “el poeta del piano” por su manera de tocar Chopin, Schumann y Debussy, de los que dejó grabaciones de referencia. Stephen Hough califica de injusto que sea recordado por sus errores técnicos y destaca de él su profundo compromiso con la música, que ofrecía llena de inspiración y que iba siempre más allá de lo establecido. Destaca su grabación de Chopin y Schumann en los años 20 y 30 del siglo pasado. También lo han elegido para formar parte de esta lista Alfred Brendel, Benjamin Grosvenor y Stanislav Ioudenitch, entre otros.

Cortot – Polonesa heróica op. 53 de Chopin

7-Glenn Gould (1932-1982). Destacó por sus excéntricas interpretaciones, entre ellas, su personal versión de las Variaciones Goldberg de Bach. Abandonó los escenarios a los 31 años para dedicarse a las grabaciones y para experimentar con los sonidos. Pascal Rogé destaca de él su capacidad creadora más que su calidad interpretativa: “Lo más importante de su forma de tocar es su concepción, su arquitectura y su personal aproximación a cada pieza que abordaba. Él era más un creador, que un intérprete”. Han votado también por Gould, Vladimir Ashkenazy, Fazil Say y Jean- Efflam Bavouzet.

Gould – Partita no. 2 de Bach

8-Alfred Brendel (1931). Músico austriaco, que ha compaginado la faceta de concertista con la docencia, vive actualmente en Londres. De él se ha valorado el rigor con que aborda las partituras, sin caer en el academicismo, y su capacidad para el lado humorístico en algunas de las piezas. Uno de sus alumnos fue Paul Lewis, que ahora le vota en esta lista. “Yo recibí lecciones suyas en los años noventa, y fue una gran inspiración. Cuando me hablaba de música yo pensaba: Sí, realmente tiene sentido”. Comparten la opinión de Lewis otros pianistas como Steven Osborne, Imogen Cooper, Till Fellner…

Brendel – Sonata op. 111 / 2º mov. de Beethoven

9-Wilhelm Kempff (1895–1991). Pianista alemán, también se especializó en este repertorio. Dio conciertos hasta la década de 1980. De todas sus grabaciones, Cyprien Katsaris, que le vio a los 13 años actuar en París, destaca algunas de Brahms, Beethoven, Schubert y Bach. Lirismo, elegancia y espontaneidad son adjetivos que definen su interpretación. También han votado por él, Michael Endres, David Fray y Eldar Nebolsin…

Kempff – Arabeske op.18 de Schumann

10- En último lugar, por aquello de darle un poco de misterio, aparece Artur Schnabel (1882-1951). Músico nacido en Moravia pero afincado en Viena, se especializó en el repertorio alemán y fue el primero en grabar la integral de las Sonatas de Beethoven. De él destacan su profundidad a la hora de releer una partitura y su técnica. Entre los pianistas que le han votado se encuentran Jonathan Biss, András Schiff, Ronald Brautigam y Garrick Ohlsson. Schnabel – Concierto italiano en fa mayor deBach

Fuente: ABC.es / cultura

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí