Música nueva de México – Una perspectiva diferente

Publicado: abril 25, 2018 Última Modificación abril 27, 2018 Por: adminmusica

Por Diana Syrse

Traducción
Revista Con Moto “Akademie Musiktheater heute”

 

México tiene un potencial musical enorme pero parece que nadie del otro lado del océano conoce muy bien lo que está pasando ahí en cuanto a la nueva música. La compositora mexicana Diana Syrse nos comparte su perspectiva acerca de este excitante mundo musical.

México es inspiración. Stravinsky viajó a México en 1940 y en una entrevista de radio dijo que México había comprendido su arte y este sentimiento lo acompaña en sus composiciones cuando piensa en el público mexicano. La historia de la música de concierto siempre se ha enfocado principalmente a la música producida en los países de la cultura occidental pero en la música nueva actual, tal vez sea el momento de mirar hacia otros lados y ver que es lo que se está produciendo en estos otros países. Tal vez, un cambio de perspectiva ayude al arte a enriquecer nuestro panorama artístico.

Hoy en día México cuenta con 127 millones de habitantes, tan solo en la ciudad de México viven 21,321,000 personas y el idioma es una barrera para poder comunicarnos con este monstruo que comienza a crecer de maneras impredecibles. A partir de los años sesenta ha habido un boom de compositores latinoamericanos que han aportado su personalidad artística al panorama de la música nueva. Muchos de estos compositores han sido apartados del curriculum en la educación musical de la música de concierto en occidente a pesar de la riqueza artística que se está produciendo. Hay mucha creatividad y esfuerzo invertido en la creación de la nueva música mexicana pero hace falta sobre todas las cosas: difusión, que es uno de los problemas fundamentales que enfrenta la música nueva en el país. Uno de los compositores mexicanos más conocidos en el extranjero, Silvestre Revueltas (1899), nunca llegó a publicar una obra en vida. No fue hasta 3 años después de su muerte que su hermana adquirió los derechos de todos sus manuscritos y realizó la publicación de sus obras en los Estados Unidos.

“La música nueva en México es muy diversa pues los maestros actuales estudiaron en diferentes partes del mundo y vienen con diferentes perspectivas y estéticas. México es un país muy ecléctico, hay una gran cultura y una gran historia” comenta Horacio Uribe, compositor y ex-coordinador del programa de Música y Ópera en Bellas Artes. En la Ciudad de México hay diversas opciones para estudiar composición musical: universidades, escuelas privadas y centros de desarrollo artístico. Uno de los lugares más importantes es La Facultad de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México.

México cuenta con diversos centros de creación y festivales que se han podido establecer a pesar de ciertas limitaciones socioeconómicas que existen en el país. Centros como el CMMAS, Festivales como el Foro de Música Nueva, El Cervantino e Instrumenta de Oaxaca permiten que los compositores de todo el mundo puedan presentar sus obras. La música nueva se presenta en foros, teatros, auditorios e incluso en cafés o en el campo en forma de conciertos, instalaciones, happenings, performance o como parte de alguna conferencia o simposio.

Es interesante ver en el Cervantino que no hay de ninguna manera un enfoque al arte del pasado si no que muestra la música nueva en todas sus formas, haciendo de esta música un tema central. Así que todos los días se puede escuchar música nueva en el festival. Muchos de los compositores destacados de la generación “media” enseñan, viven y en el extranjero…son presentados internacionalmente y son muy exitosos. Están con el corazón en México, una tierra que a pesar de los problemas en los que se encuentra, tiene un encanto y un amor que se transmite…yo personalmente no he encontrado en ningún otro lugar del mundo una asistencia artística tan afectuosa como en el Festival Cervantino”…Moritz Eggert, Bad Blog of Musik 2012

La música mexicana tiene una influencia de música africana mezclada con música indígena y europea, es por ello que mucha música mexicana tiene como característica la utilización del ritmo complejo en muchas de sus manifestaciones. La música nueva en ocasiones se mezcla con instrumentos indígenas hechos a mano entre los cuales se encuentran diversos instrumentos de percusión que no se pueden encontrar en Alemania como lo son el huehuetl, los ayoyotes, el teponaztli entre otros así como diferentes tipos de ocarinas. México no existe esta diferenciación tan grande entre “E-Musik” y “U-Musik”. La fusión de estilos, el arte sonoro, la microtonalidad, la improvisación libre, composiciones con nuevas tecnologías, con sistemas abiertos o precisos de notación musical etc. se fusionan en el mismo programa en sala de conciertos. También se realizan composiciones con acusmática con principios estructurales creados a partir de modelizaciones de sistemas musicales de músicas tradicionales, tal es el trabajo por ejemplo de la joven compositora Sabina Covarrubias.

“La producción es enormemente diversificada con una inmensa variedad de estilos y formas distintas de concebir el fenómeno musical” comenta el compositor Leonardo Coral en una entrevista que ha realizado para este artículo. El lenguaje único, auténtico y con personalidad es más importante que el hecho de programas música con una estética determinada o el enfocarse en la manera en la que fue realizada. Los temas que se utilizan como inspiración son muy variados aunque hay una fuerte tendencia a reflejar la situación de la violencia que afectó al país especialmente en estos últimos años, tal es el caso de la ópera “Arrasados” de Rogelio Sosa o “Marea roja” de Diana Syrse acerca de feminicidio y por supuesto acerca de los migrantes que se van a los Estados Unidos como la ópera “Únicamente la verdad” de Gabriela Ortiz en donde podemos encontrar una parte que incluye un narco-corrido orquestal o la ópera “La Reina” de Jorge Sosa acerca del tráfico de drogas entre México y Estados Unidos. Un país complejo y rico culturalmente como México tiene una comunidad artística activa que responde a las situaciones sociales en las que se encuentra.

En México existe apoyo gubernamental a través de Universidades como la UNAM e instituciones como el CONACYT o el FONCA que dependen de la secretaría de Cultura. El FONCA tiene diversos programas de apoyo a la creación artística como por ejemplo: Becas en el Extranjero, el Sistema Nacional de Creadores y Jóvenes Creadores entre otros. En el Sistema Nacional de Creadores se otorgan alrededor de 30,000 pesos al mes durante tres años para la creación de diferentes obras. En el programa Jóvenes Creadores, 120 jóvenes de entre 18 y 34 años de edad de diferentes áreas como composición musical, coreografía, dirección de teatro y cine, literatura y artes plásticas, son escogidos para la realización de proyectos artísticos en el transcurso de un año. Si los becarios son seleccionados por dos años consecutivos, los becarios necesitan realizar un servicio social a la comunidad que estén relacionados con su campo. El programa también brinda tutorías y organiza encuentros de jóvenes creadores y fomenta la interdisciplina. Los becarios se juntan tres veces en diferentes partes del país para poder realizar y compartir sus proyectos, de estos encuentros surgen diferentes colaboraciones entre jóvenes artistas.

Entre los ensambles más destacados en México para realizar música nueva están el Ensamble CEPROMUSIC, Liminar, Onix, Staccato, Opera Riesgo y Túumben Paax entre otros aunque son muy pocos los ensambles profesionales dedicados a la nueva música. Es realtivamente caro para un joven compositor promedio en México entrar a concursos internacionales de composición para que ensambles profesionales puedan tocar sus obras y lamentablemente algunos de estos concursos no dan apoyo económico para componerlas. La mayoría de los jóvenes compositores mexicanos fuera y dentro del país estudian y trabajan a lo largo de su carrera en diferentes trabajos que en muchas ocasiones no tienen que ver con la música, lo que en ocasiones les impide concentrarse al 100 por ciento en su carrera y no tienen acceso a estudios o salones de ensayo. A pesar de las dificultades los compositores entran a la competencia internacional, tal es el caso por ejemplo del compositor Víctor Ibarra, quien ganara “The Basel Composition Competition” en el presente año.

Muchos de los jóvenes estudiantes de composición musical en Alemania prefieren quedarse en el país pues el nivel de educación es muy alto. Eso les cierra muchas otras perspectivas y acercamientos a la composición musical. Al estudiar otros estilos, tener contacto con otras culturas y ver cómo componen en otras partes del mundo la paleta de posibilidades se amplia. “Había una clase de composición para todos, no solamente un maestro que te enseñaba la técnica pero que también trataban de integrar la experimentación y la creación de música nueva son tener que darle la etiqueta de “música nueva”. Uno de mis colegas mexicanos fueron muy abiertos a la experimentación, eran muy curiosos y tenían valor. En muchas de las pausas, nos encontrábamos en el patio trasero de la Factulad de Música de la UNAM para improvisar juntos. Estudiantes de música de distintas disciplinas tocaron e improvisaron juntos en este lugar para hacer música…” comenta Martina Elmer acerca de su tiempo de estudio en la Facultad de Música en la Ciudad de México.

El arte en México se disfruta con un poco de sal y chile, pica, duele, divierte, enamora, se vive con cada poro de la piel, es un arte de mil cabezas, lleno de colores, sabores y perspectivas. Es un arte que en ocasiones no se ve reflejado en otros porque no tiene muchos pies. Yo soy hija de esta combinación de culturas, música, ritmos, poesía y liviandad. Ahora me encuentro en Alemania en el programa Akademie Musiktheater heute y observo a los artistas europeos como parte de una historia artística discutida, criticada, compartida y amada que enriquece su sabiduría. Este mundo se sitúa a las espaldas de un Atlas hecho de nuevos artistas pero no los define pues cada nuevo artista creador viene al mundo en un paquete nuevo de carne y hueso en busca de su propia voz. Es la decisión de encontrar esa propia voz la que define a los artistas jóvenes y a la vez engrandece el mundo de aquel arte que no tiene fronteras ni nacionalidad, creando así un nuevo panorama artístico mundial.

Algunos de los compositores mexicanos con presencia en el extranjero son: Silvestre Revueltas, Julian Carrillo, Conlon Nancarrow, Carlos Chávez, Rodolfo Halfter, Mario Lavista, Julio Estrada, Alicia Urreta, Eduardo Mata, Joaquín Guitérrez Heras, Federico Ibarra, Ana Lara, Manuel Enríquez, Hilda Paredes, Rodrigo Sigal, Gabriela Ortiz, María Granillo, Héctor Quintanar, Marcela Rodrígez, Horacio Uribe, Arturo Márquez, Javier Álvarez, Leonardo Coral, Jorge Córdoba, Ignacio Baca-Lobera, Felipe Waller, Javier Torres, Enrico Chapela, Jorge Torres Maldonado, Ignacio Baca-Lobera, Leticia Armijo, Georgina Derbez, Arturo Márquez, Ricardo Zohn, Carlos Sanchez, Juan Trigos, Daniel Catán, Rodrigo Sigal, Bernardo Feldman y Víctor Rasgado entre otros. De la nueva generación están: Juan Pablo Contreras, Diana Syrse Valdés, Francisco Cortés, Sabina Covarrubias, Jacques Zafra, Tania Rubio, Iván Naranjo, Edgar Guzmán, César Juárez Joyner, Jorge Calleja, Alejandro Castaños y muchos más…

Diana Syrse Valdés Rosado

 

La autora de este texto: DIANA SYRSE (Cd. de México, 1984) estudió la Licenciatura en la Escuela Nacional de Música (UNAM). Se graduó de la maestría “Composer-Performer” de la Herp Albert School of Music en el California Institute of the Arts (CALARTS) y estudió igualmente en la Indiana University (IU) en Bloomington. Realizó su segunda maestría con especialización en composición para ópera y teatro en la Hochschule für Musik und Theater, München Alemania. Estudió dirección bajo la tutela de Mark Menzies y Markus Elsner en Estados Unidos y Alemania, respectivamente. Entre sus maestros de composición se encuentran: Gabriela Ortiz, Wolfgang von Schweinitz, Don Freund, Marc Loweinstein, Andreas Kissenbeck, Moritz Eggert y canto con Edith Contreras, Carlos Montane y Jacqueline Bobak.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí