¿Qué es un Cuarteto?

mayo 9, 2016

Símbolo de la música de cámara por excelencia, el cuarteto designa a la vez una forma musical aparecida en la segunda mitad del siglo XVIII y un conjunto de cuatro músicos que normalmente tocan instrumentos de cuerda.

Pero el placer o la necesidad de reunir a cuatro instrumentistas o cantantes es preexistente a la creación formal del género. La utilización de instrumentos de cuerda no es entonces una obligación imperativa, es una posibilidad entre otras. Todas las asociaciones son posibles a condición de que reine la armonía tanto musical como humana. Podemos tener, por ejemplo, instrumentos de la misma familia – flautas, cuerdas, o metales, lo cual da un color homogéneo; o al contrario, proceder a una mezcla de sonoridades distintas, con todo el gusto y la delicadeza que ello exige.
Con Franz Joseph Haydn (ochenta y tres cuartetos) y Wolfgang Amadeus Mozart (más de veinte cuartetos, sin contar las obras con otros instrumentos), el cuarteto tomará nuevos bríos y se convertirá en una forma musical importantísima al responder a unas exigencias de forma y fondo. Formalmente, los compositores solicitarán sistemáticamente cuatro instrumentos de la familia de las cuerdas: dos violines, una viola y un violonchelo. Una pequeña orquesta de cuerdas en miniatura, en definitiva con unas posibilidades de escritura y de virtuosismo que no ofrecería un gran conjunto orquestal. En cuanto al fondo, el desarrollo del cuarteto está relacionado con el auge de la sonata.

El cuarteto como composición musical se organiza en cuatro movimientos. El primero adopta la forma de sonata (exposición de dos temas, desarrollo y reexposición). Al segundo movimiento, que es un adagio, le sucede una tercera parte más rápida, el scherzo, que se inspira en una danza. El último movimiento es un rondó de tempo, rápido y a menudo festivo.

Beethoven es el autor de dieciséis cuartetos y de una Gran fuga (1824-25). En el siglo XIX también hay que citar a Franz Schubert, Feliz Mendelssohn, Robert Schumann, Johannes Brahms, Gabriel Fauré y César Franck, Claude Debussy, entre otros. En el siglo XX, Maurice Ravel, Arnold Schönberg, Bela Bartók, Alban Berg, Olivier Messiaen, Dmitri Shostakovich, Leos Janacek, Darius Milhaud, Benjamin Britten, Héctor Villalobos, Silvestre Revueltas y más.

Atreverse con el cuarteto es un desafío. Salir airoso de él es una consagración tanto artística como técnica para un compositor. Hector Berlioz, que no nos ha dejado ningún cuarteto, proclamaba: “No desprecieís el cuarteto, es tal vez de todos los géneros musicales el más difícil de tratar….”

Fuente: Thierry Geffrotin, La música clásica en 100 palabras, Barcelona, Paidós, 2013.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí