¿Sólo los seres humanos son capaces de hacer música?

septiembre 21, 2017

Si se hubiera planteado al compositor Olivier Messiaen, muerto en 1992, la pregunta, su respuesta habría sido “no”. Para Messiaen, que además de ocupar el puesto de organista en La Trinité de París, era también un ornitólogo apasionado (si bien no había estudiado esta especialidad)  que supo integrar en sus obras el canto de los pájaros empleando una técnica especial de escucha y anotación. La complejidad rítmica de la notación, que exige un inmenso esfuerzo de la técnica de los pianistas, por ejemplo en el Catalogue d’oiseaux (Catálogo de los pájaros), muestra que nuestro sistema tonal y de notación llega a su límite a la hora de captar una música no creada por seres humanos.

Con frecuencia, el canto de los animales ha inspirado a compositores que han incorporado directamente este material sonoro en sus composiciones (como la compositora alemana Luise Adolpha Le Beau en los Lieder op.45 o el compositor finlandés Einojuhani Rautavaara en su Cantus Arcticus), o lo han imitado con los instrumentos como hace George Crumb en Vox Balenae, del que sirve como base el canto de las ballenas.

A pesar de tales préstamos tomados del reino animal, continúa planteándose la pregunta de qué es en realidad la “música”. La música no suena por sí misma, sino que nosotros los seres humanos denominamos música a la acumulación y sucesión de meras frecuencias físicas. Estructuras que consideramos lógicas, como por ejemplo una melodía reconocible o ciertos motivos que retornan una y otra vez, hacen que el ruido se convierta en música para nosotros.

Por ello no resulta sorprendente que Messiaen y otros compositores se hayan mostrado tan fascinados por el canto de los pájaros: si bien el pájaro cantor no sabe nada de música, con su canto evoca en nosotros la impresión de que “hace” música. Y sin embargo, sólo a través de nosotros se convierte en arte el canto de los pájaros, bien porque le otorgamos un carácter artístico o bien porque la música imita la naturaleza con sus propios medios artísticos.

Fuente: Annette Kreutziger-Herr, Winifried Bönig, La música clásica: 100 preguntas fundamentales, Madrid, Alianza Editorial, 2010.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí