Bach en la historia: el Romanticismo

Publicado: agosto 25, 2015 Última Modificación agosto 25, 2015 Por: adminmusica

El que usted quiera editar las obras de Johann Sebastian Bach es algo que regocija mi corazón, que late todo para el arte sublime y grandioso de este verdadero padre de la armonía.

por Francesco Milella

«El que usted quiera editar las obras de Johann Sebastian Bach es algo que regocija mi corazón, que late todo para el arte sublime y grandioso de este verdadero padre de la armonía. Deseo ver pronto esa empresa en plena actividad. En cuanto abra usted mismo la suscripción, espero aportar yo mismo desde aquí».

Con estas conmovedoras palabras Ludwig Van Beethoven nos deja un hermoso testimonio de su sincero amor por la música de Bach. Pero sobre todo nos ofrece un interesante ejemplo del interés que, en los primeros años del romanticismo, su obra comenzaba a despertar. Interés que tanto la ejecución berlinesa de la Matthäuspassion en 1829 como la edición crítica de sus obras en 1850 aumentaron repentinamente. Bach era el héroe que el mundo alemán post-napoleónico estaba buscando para reconstruir una nueva identidad cultural.

Pero ¿cuál era el Bach que Mendelssohn, Schumann, Goethe y sus compatriotas escuchaban en esos años?

Hoy, nosotros, hijos de la filología, cuando tocamos una suite de Bach o un aria de Haëndel lo hacemos porque queremos que “suene”, que se parezca lo más posible al original. En otras palabras, tratamos de reconstruir el “Bach”, el “Haëndel” original. Se trata de una utopía que numerosos grupos barrocos han tratado de despertar en los últimos cuarenta años. Nuestra mirada, en fin, es hoy puramente histórica, ya que busca (acercarse a) la verdad histórica a toda costa… ¡Vaya ilusión!

La mirada del mundo romántico era totalmente diferente, ya que consideraba a Bach como algo vivo y presente y no como una pieza de museo, como la filología moderna en su forma más integral y extrema nos ha llevado a pensar: nadie estaba interesado en recuperar el clavecín o las cuerdas de tripa para los violines, nadie quería recuperar al Bach barroco. Es más, nadie se cuestionaba sobre la fidelidad de la ejecución al original barroco: la mirada romántica tenía como objetivo la actualización al propio estilo y a la propia estética musical.

Por esta razón Mendelssohn, queriendo escribir nuevamente la orquestación de “La pasión según san Mateo” para la ejecución de 1829, dejó a un lado, más bien ignoró completamente clavecines y cuerdas de tripa para dar vida a una Pasión barroca con orquesta romántica.

Finalmente, lo que se buscaba en Bach era un espíritu (la filosofía de Hegel nunca había estado tan cerca de la música como en ese momento) alemán auténtico y ejemplar, fiel a su religión y a su familia, pero sobre todo un espíritu artístico, genial, original en el sentido más profundo del término. Un espíritu capaz de renovar, con su lenguaje metafísico y – nuevamente – espiritual, el mundo musical occidental.

Solo así podemos realmente entender y apreciar las palabras de Johann Wolfgang Goethe al declarar su amor por Bach diciendo que al oír su música tenía la sensación de que la eterna armonía habla consigo misma, “como debe haber sucedido en el seno de Dios poco antes de la creación del mundo”. O la dificultad de Richard Wagner en describir la inmensa riqueza de la música de Bach, su naturaleza sublime y su valor universal.

Algunos filólogos podrán escandalizarse, pero la verdad es que ninguna sociedad moderna ha amado y admirado con tanta sinceridad e intensidad a Bach como la del siglo XIX. Quizás no era el Bach filológicamente más correcto y fiel, pero qué bien les haría a los musicólogos contemporáneos la pasión y el entusiasmo que Beethoven o Wagner lograron compartir con el mundo. Esto sucedió solo pocos años antes de que, en 1879, naciera una pianista polaca, Wanda Landowska, cuya trayectoria artística y mirada histórica cambiarían completamente nuestra manera de vivir y escuchar a Johann Sebastian Bach.

Wilhelm Furtwängler “Orchestral Suite No 3” J.S.Bach

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí