Canción inolvidable

Con una línea narrativa ágil y sencilla y una impecable factura técnica, el cineasta húngaro Charles Vidor abordó la vida del pianista y compositor polaco Frédéric Chopin.

Por Música en México octubre 10, 2020 Última Modificación octubre 10, 2020

Con una línea narrativa ágil y sencilla y una impecable factura técnica, el cineasta húngaro Charles Vidor (1900-1959) —artífice de grandes clásicos de la época de oro de Hollywood como Gilda (1946), Los amores de Carmen (1948), El cisne (1956) y la segunda versión de Adiós a las armas (1957)— abordó la vida del pianista y compositor polaco Frédéric Chopin (1810-1849) en Canción inolvidable (1945), película protagonizada por Paul Muni, Merle Oberon y Cornel Wilde. 

El eje de este largometraje es el compositor y pedagogo Józef Elsner (1769-1854) —encarnado por el siempre versátil Paul Muni—, quien fuera profesor de Frédéric Chopin y una de las primeras personas en reconocer su genio musical. En Canción inolvidable, Elsner es una especie de mentor que no solo guía a su querido alumno en sus años de formación, sino que lo lleva consigo a París —ciudad en la que Chopin alcanza gran reconocimiento y entabla una relación romántica con la novelista George Sand (1804-1876)— e incluso se encuentra presente ante su lecho de muerte.

Por su parte, el motor que mueve al Chopin de Canción inolvidable —interpretado con entusiasmo por Cornel Wilde en una actuación que le valió su única nominación al Óscar— a crear su música es un inmenso amor por su patria, que desde 1813 se encontraba ocupada por los rusos. En la película lo vemos acudiendo a reuniones políticas secretas en lugar de presentarse a tiempo a sus conciertos, o levantándose indignado del piano a media interpretación para decir “No toco para los verdugos del zar” cuando ve llegar al gobernador ruso de Polonia. De hecho, la presencia de George Sand —encarnada como toda una femme fatale de film noir por Merle Oberon— en la vida de Chopin es vista en cierta forma desde un ángulo negativo, porque la pasión que la escritora despierta en el músico lo va haciendo olvidar el amor al terruño.

Quizá Canción inolvidable carezca de una rigurosa fidelidad a los hechos históricos, pero es sin duda un espectáculo ampliamente disfrutable. Hábil artesano cinematográfico, Charles Vidor hizo entrega de una acertada combinación de drama, romance y humor en un interesante marco social y político, similar a aquel en que Polonia —entonces ocupada por la Unión Soviética— volvía a encontrarse en la época en que se filmó la película. En su momento, Canción inolvidable fue muy bien recibida por el público y obtuvo seis nominaciones al Óscar, incluyendo la de Mejor Música para la partitura de Miklós Rózsa (1907-1995), quien hizo una vigorosa adaptación de temas de Frédéric Chopin. La dirección musical corrió a cargo de Morris Stoloff (1898-1980), y los solos de piano fueron interpretados por el pianista, compositor y director de orquesta español José Iturbi (1895-1980).

Cabe mencionar que, poco antes de morir, Charles Vidor repitió la fórmula de Canción inolvidable en Sueño de amor (1960), película que fue concluida por George Cukor y en la que el actor británico Dirk Bogarde encarnó al pianista y compositor húngaro Franz Liszt.

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí