Cuando Bach venció a Mao

Publicado: junio 24, 2018 Última Modificación junio 24, 2018 Por: adminmusica

Acabo de descubrir la historia de Zhu Xiao-Mei (1949-) una pianista china interprete de las obras de Bach que nació en Shanghái. A los 6 años entró a la Escuela Nacional de Música y, por ser una niña superdotada a los 11 ingresó al Conservatorio de Pekín. Como todas las jóvenes de su época participó en la Revolución Cultural (1966-1976) sin saber las consecuencias que estarían en su contra, pues el piano estaba considerado un instrumento contrarrevolucionario. por lo que fue juzgada y enviada a un campo de concentración en la frontera con Mongolia. Estando cautiva se las ingenió para seguir tocando y, para no morirse, repasaba en su cabeza las Variaciones de Goldberg.

 

En 1980, a los 31 años de edad, puedo salir de China para irse primero a los Estados Unidos, hasta que, en 1984, decide residir en París y desde ahí, ofrecer conciertos por todo el mundo.

 

Zhu Xiao-Mei o cómo Bach venció a Mao es un programa que pasaron en Film & Arts y mientras relataban los capítulos de su vida, escuchamos esa finura y delicadeza con las que interpreta las Variaciones de Goldberg o cualquier otra obra de Bach, trataba de entender cómo es que una china, con esa juventud troncada, pudo digerir, sublimar e interpretar como pocos en el mundo, la música de Bach del siglo XVIII, estructurada con unas notas matemáticamente dispuestas, cuyos efectos se parecen, según Zhu, a la meditación budista.

 

Hace poco aceptó hacer una gira por China interpretando obras de Bach sin importar que hacía 35 años había salido y que aún quedaban huellas y algunas grietas en su alma. Viajamos con ella a Shanghái, luego a Sichuan en donde está el conservatorio más grande de China y, finalmente, a Pekín.

 

En todas las ciudades, las funciones se agotaban y las salas de conciertos rebosaban de jóvenes -otra sorpresa-, para escuchar a la sobreviviente de la Revolución Cultural hecha toda una interprete que se impone en el escenario por su sencillez y su talento para desplegar sola y su alma, sentada al piano, para interpretar su programa con las obras de Bach.

 

Las salas tienen un aforo mayor que la Sala Plácido Domingo del Conjunto de las Artes que dan cabida a 1,695 cristianos. Bueno, pues las salas estaban a reventar, la mayoría eran los Millennials chinos que disfrutaban del juego de armonías y de las fugas precisas y sus repeticiones intercaladas una detrás de la otra, mientras que el público levitaba al oír la música de Juan Sebastián Bach con tal delicadeza como lo hace Zhu, contagiados por la emoción implícita.

 

Algunas mañanas oigo fragmentos de esas Variaciones un poco para ordenar mis pensamientos y empezar a despertar en un especie de paraíso, agradeciéndole a Zhu la manera como toca la filigrana de puntos suspensivos colgados al aire, al tiempo que despliega un algo, que no sé qué es, pero que provoca a uno de estos ángeles que ronda por mis rumbos que me tome en vilo y me sienta a unos cuantos centímetros de la tierra que piso.

 

Zhu se va al campo de Francia para respirar ese oxígeno puro de las montañas antes de volver a sumergirse en sus partituras para que escuchemos el perpetuo rumor del arroyo como decía Proust. Al final la vemos en la Iglesia de Santo Tomás en Leipzig donde está enterrado Bach y, como buena china, acostumbrada a hablar con sus muertos, lo hace con el compositor al piano, agradeciéndole que le haya salvado la vida cuando, en medio de la penumbra de su juventud recorría las notas con sus Variaciones para seguir viva.

 

Su vida y sus interpretaciones me han cautivado como si escuchara una plegaria o regresara uno de esos ángeles que vuelan por estos rumbos para volver a elevarme al más alto grado del espíritu, como si estuviéramos hechos de fuego.

 

Fuente: Martín Casillas de Alba en Ahora, como en Macondo

Ciudad de México, martes 19 de junio, 2018.

 

Fe de erratas en la vida de un editor
pronto estará disponible como iBook

*****

De tanto perder aprendí a ganar; de tanto llorar se me dibujó la sonrisa que tengo. Conozco tanto el piso que sólo miro el cielo. Toqué tantas veces fondo que, cada vez que bajo, ya sé que mañana subiré.

Jorge Luis Borges

Más allá del encanto. *Valgo*

 

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí