Especial de Semana Santa

La Semana Santa es la conmemoración cristiana anual de la Pasión de Cristo. Tenemos para ti una selección de obras distinguidas.

Por Música en México abril 9, 2020 Última Modificación abril 9, 2020

Jueves santo

Walton – The Twelve

Es una de las pocas obras litúrgicas para las cuales se encargó tanto la música como el texto. La idea surgió en 1964 cuando el Decano de la Iglesia de Cristo, en Oxford, Cuthbert Simpson, invitó a dos de los exalumnos más célebres de la universidad a colaborar con un nuevo himno.

La pieza de once minutos que resultó se tocó por primera vez en la Iglesia de Cristo en mayo de 1965, bajo la dirección de Sydney Watson. Walton produjo una obra de excepcional alcance y variedad musical y emocional que parece elevar su mirada más allá del mundo del himno de la iglesia y hacia la cantata. Walton hace justicia a lo que generalmente se considera un texto poético altamente imaginativo e ingenioso.

Entre los puntos culminantes se encuentran el hermoso dúo central (“Oh Señor, Dios mío, aunque te abandoné, no me abandones”) y el exuberante final fugado (“Doce, como los vientos y los meses”). El sorprendente pasaje de apertura para barítono es típico de la escritura imaginativa de Walton para voces solistas. También presenta una parte de órgano notablemente virtuosa. El compositor posteriormente orquestó el himno para su uso en las celebraciones del 900 aniversario de la Abadía de Westminster en enero de 1966.

Viernes santo

Poulenc – Stabat mater

En su Stabat Mater encontramos a Francis Poulenc adherido a una postura esencialmente devota, pero incluso en esta obra solemne se rompe el carácter con su típica dosis de humor, más notablemente en la sección Eja Mater. Este movimiento corto no es en absoluto lo que esperaríamos con un texto como: “Ah madre, fuente de amor, me haces sentir la fuerza de tu dolor, así puedo llorar.” La música es alegre y positiva, y termina con un pequeño glissando desde el primer trombón que suena francamente irrespetuoso. No obstante, el Stabat Mater sigue siendo una obra abrumadoramente grave y piadosa, “espero que pueda conmover a quienes gustan de las oraciones”, escribió.

Poulenc compuso su Stabat Mater durante el verano de 1950 en Noizay, el valle del Loira y completó su orquestación el 22 de abril de 1951. El estreno público fue el 13 de junio de ese año, en el Festival de Estrasburgo con la soprano Geneviève Moizan, el Coro de Saint-Guillaume y la Orquesta Municipal de Estrasburgo, dirigidos por Fritz Münch.

Sábado de Gloria

Jenkins – Gloria

Terminada en 2010, el Gloria de Karl Jenkins es una puesta extendida del texto homónimo de la misa en latín. En este caso el texto del Gloria aparece en tres movimientos y es interpolado con dos movimientos con otros textos, el Salmo 150 en hebreo y una canción derivada de versos bíblicos en inglés. También son parte de la composición pasajes hablados de textos sagrados de cuatro religiones distintas. 

Jenkins es conocido por emplear estructuras simples, gestos multiculturales amplios y una interpretación particular de las texturas de la música de banda británica antigua. El compositor estructuró su Gloria en movimientos contrastantes, algunos tienen grandes secciones de metales, con armonía cuartal, otros son más silenciosos, en los que el coro gira alrededor de un núcleo de tres o cuatro notas. Las inserciones de lecturas breves de las escrituras hindúes, budistas, taoístas e islámicas y las percusiones étnicas asociadas vagamente con estas religiones sugieren un ecumenismo sincero por parte del compositor.

Domingo de Resurrección

G. F. Händel – Brockes Passion

Compuesta cuando el joven Händel estaba en la cima de su éxito operístico en Londres, Brockes Passion es una suerte de ópera sacra con nombre de oratorio, sus emociones y eventos son intrincados y ricamente sugeridos. La Pasión desde la Última Cena hasta la Crucifixión, texto de Barthold Heinrich Brockes, ha sido musicalizada por numerosos compositores, incluidos Telemann y Fasch, pero es el tratamiento de Händel el que ha resistido el paso del tiempo, ya que invita a sus oyentes al centro de la historia de la Pasión cristiana.

Una vívida mezcla de corales, coros y emotivos recitativos es suficiente para colocar la obra junto a las mejores de Händel, pero es la secuencia asombrosamente variada de arias, más de cuarenta, lo que distingue Brockes Passion de cualquier otra pieza del género.

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí