Cuarteto no. 8 op. 110 de Shostakovich

Publicado: marzo 17, 2019 Última Modificación marzo 18, 2019 Por: Música en México

 

Cuarteto Emerson
Eugene Drucker, violín I; Philip Setzer, violín II; Lawrence Dutton, viola; Paul Watson, cello

El Cuarteto de cuerda no. 8 en do menor es el más admirado de todos los cuartetos de Shostakovich. Se toca con más frecuencia que los otros catorce juntos. El cuarteto tiene cinco movimientos:

 

Largo attacca

Allegro molto, attacca

Allegretto, attacca

Largo attacca

Largo

 

A pesar de su popularidad, la obra evoca sentimientos de pesimismo y melancolía. ¿Qué tiene este cuarteto que, a pesar de su música austera y trágica, explique su atractivo excepcional? A diferencia de la mayoría de los otros cuartetos de Shostakovich, al principio se creía que el significado del Octavo, al igual que sus orígenes, se entendía fácilmente. Es el único trabajo sustancial que Shostakovich compuso fuera de Rusia. Fue escrito en 1960, mientras visitaba la antigua Alemania Oriental. Como destacado artista soviético, se alojó en una residencia reservada para miembros de alto rango del gobierno de Alemania del Este, en las afueras del balneario de Gohrisch, cerca de Königstein, a unos cuarenta kilómetros al sureste de Dresde. Oficialmente, él estaba allí para escribir la partitura para la película soviética «Cinco días – Cinco noches»; Una película dedicada a la ruina de Dresde. El centro de esa hermosa ciudad barroca, conocida como la Florencia del Elba, fue destruido la noche del 13 de febrero de 1945 en un ataque parte de bombarderos británicos y estadounidenses. La película utilizó la destrucción de la ciudad como fondo de una historia ficticia. Mientras trabajaba en la película, Shostakovich compuso este cuarteto en sólo tres días, del 12 al 14 de julio. En la URSS, el cuarteto fue conocido como el ‘Cuarteto de Dresde’.

 

Los cinco movimientos están escritos en modo menor, pero el primero y el último están en la tonalidad de do menor, que tradicionalmente, desde Purcell a Schubert y hasta Brahms, ha sido una símbolo trágico, aunque algunos compositores, en particular Beethoven, lo han utilizado para obras que evocan el heroísmo. Pero la dedicatoria de Shostakovich le identificó firmemente con lo trágico: «En recuerdo de las víctimas del fascismo y la guerra».

 

La dedicatoria sombría encaja bien con la gravedad del cuarteto cuyos estados de ánimo a lo largo de sus cinco movimientos reflejan varios tonos de la tragedia. La angustia del cuarteto, según Shostakovich, refleja sus reflexiones sobre la visita a la ciudad en ruinas. Esta explicación, entonces aceptada universalmente, se vio reforzada por lo que parecía una viñeta de la historia cuando, al comienzo del cuarto movimiento, se repiten tres notas contra un bajo: el sonido de los disparos antiaéreos y el amenazante zumbido de un bombardero.

 

Pero esta explicación no sobrevivió por mucho tiempo después de la muerte de Shostakovich en 1975. En 1979, apareció en Occidente un libro titulado Testimonio que decía contener las memorias del compositor, contadas y editadas posteriormente por un asociado, Solomon Volkov. El libro fue muy controvertido porque mostró a Shostakovich no como el partidario pasivo del régimen soviético, el papel en el que los críticos occidentales lo habían colocado, sino como un disidente de armario. Las protestas siguieron a la publicación del libro. Primero fue acusado de ser una falsificación, pero también fue aclamado por reflejar el espíritu de las creencias y acciones de Shostakovich.

 

Fuente: www.quartets.de

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí