Káťa Kabanová de Leoš Janáček

Teatro di San Carlo   Káťa Kabanová                      Pavla Vykopalová Tichon Ivanyč Kabanov        […]

Por Música en México enero 15, 2019 Última Modificación enero 15, 2019

Teatro di San Carlo

 

Káťa Kabanová                      Pavla Vykopalová
Tichon Ivanyč Kabanov        Ludovit Ludha
Marfa Kabanová                   Gabriela Beňačková
Boris Grigorjevič                   Misha Didyk
Savël Dikoj                            Sergej Kovnir
Varvara                                  Lena Belkina
Kudrjás                                  Paolo Antognetti

Coro y orquesta del Teatro di San Carlo

Música                                 Leoš Janáček
Libreto                                 Leoš Janaček – Alexander Ostrovsky
Concertador                        Juraj Valčuha
Escena                                 Willy Decker
Escenografía                       Wolfgang Gussmann
Vestuario                             Wolfgang Gussmann
Iluminación                          Hans Toelstede
Dir. de Coro                         Gea Garatti
Dramaturgia                        Klaus Bertisch

 

5 cosas que hay que saber sobre Káťa Kabanová

  1. Una madre da y quita.

Leoš Janáček compuso Káťa Kabanová entre 1919 y 1921. Arraigada en la literatura y el teatro eslavos, la ópera narra el sueño de una mujer pura y apasionada. Káťa es la infeliz esposa de Tichon, un hombre que la ama pero no sabe cómo demostrarlo. Para empeorar las cosas, la pareja vive con la despótica madre de Tichon, quien ve a su hijo como su propiedad. Celosa de que ella ya no sea el único objeto de sus afectos, la madre está decidida a hacer que su nuera se vuelva miserable, porque ¿cómo se atreve a robarle lo que es legítimamente suyo?

  1. El ojo de la tormenta

El personaje Káťa proviene de las páginas de La tormenta, una de las cuarenta y siete obras del dramaturgo ruso Alexander Ostrovsky. Estrenada en 1859, su trágica historia está dominada por el motivo de un huracán que nunca llega. Esto se ha interpretado como una metáfora de las tensiones en la sociedad rusa en el momento en que estaban llegando a un punto de ruptura. Consciente de que su nueva obra enfrentaría censura, Ostrovsky descartó la idea de que la suegra de Káťa era una caricatura del Nicolás I. Pero la audiencia, que recibió a obra con entusiasmo, no pudo evitar los paralelos entre los dos jefes de una familia enferma dentro de una sociedad inhumana. El sucesor de Nicolás, Alejandro II, no pudo contener la tormenta por mucho más tiempo, y en 1861 aprobó la Reforma de la emancipación, liberando así a aproximadamente el 38% de la población de la servidumbre.

  1. Éxito tardío en su carrera

Cuando Janáček comenzó a pensar en el drama de Ostrovsky como la fuente de su nueva ópera, se avecinaba su sexagésimo quinto cumpleaños. Pero fue sólo entonces cuando finalmente ganó una reputación internacional, gracias a las exitosas presentaciones de Jenufa en el Teatro Nacional de Praga y la Ópera de la Corte de Viena. Janáček comenzó a dedicar su tiempo a escribir ópera. Káťa Kabanová, La zorrita astuta y El caso Makropulos hicieron sus estrenos mundiales en el Teatro Nacional de Brno en un plazo de cinco años. En 1925 se convirtió en la primera persona en recibir un doctorado honorario de la Universidad de Masaryk. Janáček murió en 1928 y casi terminó su ópera final, De la casa de los muertos. Hoy en día es el compositor de ópera checo más frecuentemente interpretado en el mundo.

  1. La musa

En el verano de 1917, Janáček conoció a Kamila Stösslová en la ciudad balneario de Luhačovice, en Moravia. A pesar de estar casada y tener dos hijos, el compositor se enamoró profundamente de la joven treinta y ocho años menor que él. Ella se convirtió en su musa y su obsesión, que lo vio escribirle más de 700 cartas apasionadas a lo largo de una década de vida. Su amor por ella no fue correspondido y Stösslová se mantuvo emocionalmente distante, aunque parece que nunca desanimó sus cartas. Ella inspiró la mayoría de las obras de Janáček a partir de entonces, incluyendo a Káťa Kabanová. El compositor proyectó en la heroína su fantasía dcon Stösslová, como una mujer atrapada en un matrimonio sin amor, donde las únicas limitaciones para seguir su corazón son las convenciones opresivas de la sociedad. En realidad, la situación de Káťa tenía mucho más en común con la de Janáček: Zdenka, su esposa durante treinta y cinco años, intentó suicidarse después de descubrir una infidelidad de su esposo. El compositor pidió el divorcio, pero su esposa quiso evitar un escándalo público. Desde entonces y hasta la muerte de Janáček, la pareja vivió vidas separadas en la misma casa.

  1. Paraíso perdido

En su desesperación, Káťa pregunta constantemente: “¿Por qué la gente no puede volar?”. “Es el tipo de pregunta que hacen los niños”, dice el director Willy Decker, “y el mentalmente loco”. ¿Por qué la evolución de la humanidad no nos ha dado alas? ¿Qué nos ha sacado del cielo? ¿Qué peso nos empuja hacia abajo? ¿Por qué permanecemos tan desesperadamente pegados a la tierra? Estas son las preguntas que Decker trata de responder en esta ópera. Para él, la pérdida de las alas y la incapacidad para volar son una metáfora de la pérdida de libertad de la humanidad y nuestra incapacidad para trascender las limitaciones de nuestra realidad física, que son las consecuencias de nuestra expulsión del paraíso. “La producción de Káťa Kabanová por parte de Willy Decker es decididamente oscura”, escribe Aksel Tollåli en su reseña de Bachtrack, “pero sigue siendo una de las ocasiones más potentes que he disfrutado en una casa de ópera”.

Fuente: Opera Vision

 

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí