La conquista de México, en Salzburgo

Publicado: diciembre 3, 2015 Última Modificación diciembre 3, 2015 Por: adminmusica

La revista de referencia sobre el mundo de la ópera, reseñó la presentación en Salzburgo  de la ópera de Wolfgang Rihm, La conquista de México, como sigue:

“En su momento, esta ópera estrenada en Hamburgo en 1992 ejemplificaba cierta vanguardia de la composición europea de hace veinticinco años. Este verano vino a llenar el hueco que dejó  en Salzburgo una esperada nueva ópera de György Kurtág que, aparentemente, ha quedado inconclusa. La música de Rihm (1952) no fue fácil de escuchar. Es parca y altamente fragmentada, y enfatiza los sonidos por ser sonidos y no como parte de un discurso musical coherente. Juegan un papel destacado las percusiones, particularmente el tom tom. En cuanto al tema, Rihm siguió los pasos anteriores de Carl Heinrich Graun, cuyo Montezuma se estrenó en 1755,  Fernando Cortez, de Gaspare Spontini (1774-1851) y Montezuma, de Roger Sessions (1896-1985) y basó su “teatro musical” en el choque entre Moctezuma, el soberano azteca y Hernán Cortés,  el conquistador español. Pero al asignar el papel de Moctezuma a una soprano y el de Cortés a un barítono, y al armar un libreto seudo-intelectual, no narrativo (citando textos de Antonin Artaud y Octavio Paz, entre otros) sin ninguna referencia a tiempo o espacio, Rihm produjo un conflicto de género”.

“La inventiva producción de Salzburgo se aprovechó de la falta de referencias tiempo-espacio y situó la acción en una sala moderna (con tapete y cuadro de Frida Kahlo para sugerir a México) en la cual aparece Moctezuma vestido como ama de casa, que espera ansiosamente la llegada de Cortés que llega portando un ramo de flores. La situación se deteriora, Cortés abusa de Moctezuma: “ella” lo acusa de solo estar interesado en el oro, entran mujeres retocadas con pintura dorada; él compra un automóvil deportivo rojo; y sobreviene la inevitable violación. En una siguiente escena, aparentemente concebida para inyectar algo de humor a la obra, Moctezuma embarazado da luz a una serie de laptops, iPads y otros símbolos de la era virtual. Moctezuma eventualmente desaparece, Cortés se suicida y sus voces se funden en un dúo más allá de la muerte. En realidad se sentía que algo diferente estaba sucediendo gracias a estas ocurrencias en la producción pero aún así no fueron suficientes para superar el tedio de la música y la incapacidad de la partitura de despertar algún tipo de respuesta emotiva”.

En La música del siglo veinte, Francisco Ramos sugiere que Rihm “se plantea la obra como una música posible, soñada: la contemplación de una civilización perdida. El material musical es ruidista, primitivista (presencia masiva de la percusión a base de instrumentos autóctonos como el teponaztli), con empleo de células repetitivas y emisiones vocales (jadeos, sonidos guturales y producidos con la boca cerrada) que fuerzan el carácter étnico de la pieza”.

Fuentes: Opera, noviembre, 2015; Francisco Ramos, La música del siglo veinte, Madrid, Turner Publicaciones, 2013.

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí