7º aniversario 7º aniversario

Las cuatro estaciones de Antonio Vivaldi

Las cuatro estaciones (del italiano: Le quattro stagioni) es un grupo de cuatro conciertos para violín y orquesta del compositor Antonio VIvaldi

Por Música en México diciembre 21, 2016 Última Modificación junio 10, 2020

Las cuatro estaciones, son una de las obras más interpretadas, grabadas y reconocibles dentro de la historia de la música.

Origen y estructura

Publicado como el Op. 8 dentro de un vastísimo corpus que incluye casi 800 obras, Il cimento dell’armonia e dell’inventione es un conjunto de doce conciertos que Antonio Vivaldi (1678-1741) compuso entre 1723 y 1725. Los primeros cuatro, llamados Las cuatro estaciones, son una de las obras más interpretadas, grabadas y reconocibles dentro de la historia de la música.

En ellos, Vivaldi hace gala de un impresionante uso de las posibilidades expresivas del instrumento solista (originalmente el violín, aunque posteriormente se han hecho las más curiosas adaptaciones para otros instrumentos) y la orquesta acompañante para describir diversos aspectos característicos de las estaciones del año.

Las cuatro estaciones de Vivaldi - Concierto 1: Primavera.
Concierto No 1, Primavera. Fuente: musicforstrings

Primavera

Así, en el Concierto No. 1, “La primavera”, podemos escuchar el alegre trino de los pájaros y el suave murmullo del agua que corre entre las praderas donde los pastores toman el sol.

Sonetos

Allegro
Llegó la primavera y festejándolo
La saludan los pájaros con alegre canto,
Y las fuentes con el soplo de los cefirillos
Con dulce murmullo discurren entretanto:
Vienen cubriendo el aire con negro manto
Y rayos, y truenos, elegidos para anunciarla
Callando así estos, los pajarillos;
Vuelven otra vez a su canoro encanto.

Largo
Y así, sobre el florido y ameno prado,
Al caro murmurar de bosques y plantas
Duerme el cabrero con el fiel can al lado.

Allegro
De la pastoral zanfoña al son festejante
Danzan ninfas y pastores en el techo amado
A la brillante llegada de la primavera.

Verano

El Concierto No. 2, “El verano”, se encuentra permeado por una atmósfera de extremo sopor causada por el calor que súbitamente se ve rota por una fuerte tormenta.

Sonetos

Allegro non molto
Bajo dura estación por el Sol encendida
Languidece el hombre, languidece el rebaño, y arde el pino;
Suelta el cuco la voz, y cuando la entienden
Cantan la torcaz y el jilguero.
El Céfiro dulce sopla, pero en disputa
Se mueve Bóreas de improviso a su lado;
Y llora el zagal, porque suspendida
Teme a la fiera borrasca, y su destino.

Adagio e piano – Presto e forte
Roba a sus miembros laxos el reposo
El miedo al relámpago, y los fieros truenos
¡y de las moscas, y moscones, el tropel furioso!

Presto
¡Ah, que son sus temores verdaderos!
Truena y fulmina el cielo y granizoso
Trunca las cabezas de las espigas y los granos altera.

Otoño

El Concierto No. 3, “El otoño”, evoca la alegría de los campesinos después de la cosecha e incluye una escena de caza.

Sonetos

Allegro
Celebra el rústico, con bailes y cantos
La feliz vendimia y el alegre placer
Y del licor de Baco encendidos tantos,
Acaban con sueño su gozo.

Adagio molto
Hace cada uno saltos y bailes y cantos
El aire que templado da placer,
Y la estación que invita a tantos
De un dulcísimo sueño al bello gozo.

Allegro
Cazador que al alba sale a la caza
con cuernos, escopetas y jaurías salen fuera
Huye la fiera, y la rastrean;
Ya sorprendida, y agotada por el gran ruido
de escopetas y perros, herida amenaza,
Lánguida, con huir, pero abrumada muere.

Invierno

Finalmente, el melancólico Concierto No. 4, “El invierno”, nos conduce a través de una tremenda tormenta de nieve para terminar depositándonos, sanos y salvos, en medio de un gélido paraje cubierto de escarcha. Pero pronto empieza el deshielo: la primavera está a punto de llegar de nuevo.

Sonetos

Allegro non molto
Helado tiritar entre la nieve plateada
al severo soplo del hórrido viento
correr batiendo los pies en todo momento;
Y por el soberbio castañetear los dientes;

Largo
Estar junto al fuego, tranquilos y contentos,
Mientras afuera la lluvia moja a ciento.

Allegro
Caminar sobre el hielo, y a paso lento
Por miedo a caer avanzar con cuidado;
Ir firme, resbalar, caerse al suelo
De nuevo ir sobre el hielo y correr rápido
Sin que el hielo se rompa, y se desmenuza;
Sentir que sale de las puertas herradas
Siroco, Bóreas, y todos los vientos en guerra
Esto es el invierno, pero tal, que alegría nos trae.

Video: Las cuatro estaciones de Vivaldi

Antonio Vivaldi: Las cuatro estaciones / Julia Fischer (violín) y la Academy of St. Martin in the Fields, dirige Kenneth Sillito

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí