Los Nocturnos de Frédéric Chopin (I)

Publicado: febrero 7, 2015 Última Modificación abril 4, 2017 Por: adminmusica

El nocturno representa uno de los grandes géneros del arte romántico. Chopin heredó esta vena de compositores como John Field, pero pronto borró la ingenuidad encantadora de Field con su propia genialidad altamente sensual y cromática. Las piezas de Chopin hechizaron innumerables compositores del siglo XIX y pronto esta categoría de la música fue tan estereotipada que causó que Moscheles exclamara: “Qué antídoto usar para todos estos gemidos mórbidos y sobre-esforzados efectos… Un compositor me trajo un nocturno con una descripción tan inquietante que amenazaba con perturbar mi descanso nocturno”. Aunque Chopin tuvo un éxito inmediato con muchos de ellos, los nocturnos son generalmente las piezas peores tocadas de su producción. Sin embargo, siguen siendo obras centrales para los pianistas en desarrollo de una fina cantilena, en la formación de frases y el equilibrio tonal.

Esta entrada pertenece a una serie, puede visitar el resto en:

Los Nocturnos de Frédéric Chopin (II) 
Los Nocturnos de Frédéric Chopin (III) 
Los Nocturnos de Frédéric Chopin (IV) 

El encanto de los nocturnos sigue siendo muy potente; pocos pianistas de primera línea han dejado en prodigar sus mejores esfuerzos en ellos. Chopin, en estas atmosféricas obras, deja fluir toda la potencia de su voluptuoso don melódico en una de las escrituras pianísticas más notables de la historia. Son poemas de amor con la más fina pasión y dentro de cada uno se explora un íntimo drama humano. Daniel Gregory Mason escribe: “Chopin es uno de los maestros supremos en el uso colorístico de la disonancia. Bien se puede decir que sus nocturnos inauguran una nueva era en la música, comparable en muchos aspectos a la época del impresionismo en la pintura”.

Nocturno No. 1 – Op. 9 No.1

Maria Joao Pires – piano

Compuesto cuando Chopin tenía veintidós años. Una obra de frases suntuosas, ya ofrece una evolución del nocturno típico de Field por el largo tema del inicio. Charles Willeby escribió: “¿Qué podría ser más triste que la frase en re bemol… marcada legatissimo?” La sección intermedia es prolongada y en palabras de Huneker, “de un encanto desmedido”. Como melodía tiene toda la voluptuosidad y el canturreo místico de su autor”. Para Jean Kleczynski, este nocturno “exhibe una tristeza estremecedora, junto a una novedosa elocuencia en su construcción”. En la sección central se siente como si el alma se hundiese bajo el peso del pensamiento y el calor de una noche de verano. El Nocturno en si bemol menor es una obra significativa a pesar de haber sido compuesta cuando Chopin era apenas un adulto joven.

Nocturno No. 2 – Op. 9 No.2

Yundi Li – piano

Uno de los nocturnos más célebres no sólo de la serie, sino de toda la producción de Chopin. Ha sido ejecutado en ocasiones de forma excesivamente sentimental, pero cada vez más, a últimas fechas, las interpretaciones de esta obra tienden a ser más sobrias. Uno puede percibir que en la música permea la suave y glamorosa atmósfera de un salón parisino.

Nocturno Op.15 no. 2

Krystian Zimerman – piano

Con una melodía celestial, este nocturno exhibe una belleza arrebatadora. Las ágiles pero delicadas fiorituras dan un aire de ligereza inmaterial. La sección intermedia, Doppio movimiento, muestra el dominio de Chopin sobre la notación pianística. Ningún compositor hasta él había sido tan explícito y original en mostrarle al pianista, en la partitura, qué se requiere para la interpretación de estas obras. El movimiento creciente en la sección media, con su novedosa figuración de quintillos, posee una pasión vehemente.

Fuente: The Vancouver Chopin Society

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí