OJUEM: La noche de los Mayas de Revueltas

Publicado: agosto 23, 2018 Última Modificación agosto 23, 2018 Por: adminmusica

Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata
Dirige Gustavo Rivero Weber.

Dos hombres enamorados de una misma mujer. Uno de ellos pertenece al pueblo de origen maya donde ella vive. El otro es un extranjero, un hombre «blanco» al que la mujer decide entregarse despertando así no sólo la cólera del rival sino la de los dioses. Ambas serán funestas. El castigo divino seca los pozos y hace arder de sed la tierra. La gente sufre. El chamán del pueblo dictamina: la mujer tiene que ser sacrificada. El amante despechado asesina al extranjero y presenta su cuerpo a la mujer. Presa de dolor, la mujer se arroja a las profundidades del cenote sagrado. Llueve de nuevo sobre Chichén Itzá. Tal es la sinopsis argumental de la película La noche de los mayas dirigida por Chano Urueta y estrenada en 1939, para la que Silvestre Revueltas compusiera la música incidental.

Revueltas había realizado en los últimos seis años de su vida la música para varios filmes (Redes, ¡Vámonos con Pancho Villa!, Caminos, La bestia negra, El indio, ¡Qué viene mi marido!, Los de abajo, entre otras), la cual en algunas ocasiones terminó transformando en música sinfónica de concierto. La música de La noche de los mayas correría la misma suerte pero no por la mano de Revueltas sino del compositor y director de orquesta José Yves Limantour, quien veinte años después daría forma a la suite sinfónica en cuatro movimientos. La noche de los mayas, a partir de los materiales creados por Revueltas para la película. El resultado fueron cuatro enormes paisajes sinfónicos (Noche de los mayas, Noche de jaranas, Noche de Yucatán y Noche de encantamientos), en los que queda representado, más que el mundo maya que inspiró la música para la película, el universo sonoro que hace de Revueltas un compositor genial que nada tuvo que envidiarle a los grandes creadores de su tiempo: deslumbrantes colores orquestales (Revueltas hace uso inclusive de instrumentos autóctonos como, los cascabeles, el tunkul y el caracol); texturas rítmicas de gran poder expresivo gracias al uso constante de compases de amalgama; melodías que evocan, sin necesidad de ser citas explícitas, las raíces del variopinto folclor nacional (de hecho la única cita es la famosa melodía Los xtoles que aparece en el tercer cuadro); y armonías de extraordinaria riqueza sonora, entre otras.

Resulta siempre triste recordar que apenas un año después de componer la música para La noche de los mayas Silvestre Revueltas llegó al final de su jornada en esta vida, cuando apenas contaba con 40 años de edad.

Fuente: Roberto Ruiz Guadalajara para OFUNAM

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí