CLAUDIO ABBADO -uno de los músicos más destacados de todos los tiempos

enero 20, 2014

por Ricardo Rondón


El 20 de enero murió en Boloña, pacíficamente, uno de los gigantes de la música, el italiano Claudio Abbado. Rodeado por su familia, falleció víctima de un cáncer estomacal que padecía desde 2000 pero jamás se rindió y continuó trabajando en contra de las indicaciones de sus médicos. Tenía 80 años.

Abbado nació en Milán el 26 de junio de1933. Su primer maestro de piano fue su padre y pronto ingresó al Conservatorio de Milán. En la Academia Musical de Viena estuvo bajo el tutelaje de Hans Swarowsky. Ganó las competencias para directores patrocinadas por Serge Koussevitsky y Dmitri Mitropoulos (1958 y 1963). Parte del premio Mitropoulos fue poder trabajar con la Filarmónica de Nueva York por 5 meses. Siendo muy joven asistió a los ensayos de Arturo Toscanini y Wilhelm Furtwängler en el Teatro Alla Scala. Repudiaba el trato que daba Toscanini a los músicos y siempre se caracterizó por su trato afable, controlado y educado. Ocupó puestos envidiables en el Teatro Alla Scala, la Sinfónica de Londres (1979-1988), la Sinfónica de Chicago (1982-1986), Opera Estatal de Viena, Filarmónica de Berlín; fue nombrado senador de Italia el año pasado.

Aunque se le reconoce como un director sobresaliente en Verdi y la ópera italiana en general, la musicalidad inteligente de Abbado cubre un rango enorme de estilos. Dirigió mucha ópera contemporánea, incluyendo obras de Nono y Manzoni y promovió distinguidas funciones de las versiones originales de las dos óperas básicas de Moussorgsky, Boris Godounov y Khovantchina (incorporando el final de Stravinsky), Fierrabras de Schubert e Il Viaggio a Reims de Rossini. Creó la Orquesta del Festival de Lucerna en 2002 y siempre mostró un interés de primordial importancia por la formación de músicos jóvenes a los cuales transmitía su amor por la música y el “know how” que tienen unos cuantos.

El arte de Claudio Abbado está ampliamente documentado en sus grabaciones para Decca, DG y Sony. Fue un intérprete sublime de la música de Gustav Mahler, que solía aparecer en sus selecciones de conciertos. Para los jóvenes que se inician en Mahler recomendamos un paquete de la DG en donde cubre las nueve sinfonías frente a las orquestas que más se identificaron con su arte y estilo. Es un deleite captar no solo una técnica y seriedad tan claras sino percibir el aspecto humano de este director. Solamente dos músicos me han dejado una huella como esta, el primero fue Bruno Walter y seguido sin distancia alguna por Claudio Abbado. Gracias a sus grabaciones y filmaciones podemos recordarle para siempre. Dos palabras describen lo que sentimos por Abbado: admiración y afecto.


Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí