Concierto Nº 20 para Piano y Orquesta de Wolfgang A. Mozart

Publicado: marzo 19, 2015 Última Modificación marzo 19, 2015 Por: adminmusica

Nadie puede negar el gran aporte que ha hecho Mozart al arte pianístico mediante los 27 conciertos para piano y orquesta que compuso en su corta vida. Es cierto que los cuatro primeros – K. 37, 39, 40, 41 correspondientes al año 1767 – son transcripciones de diferentes movimientos de otros compositores que eran contemporáneos al niño Wolfgang. Recordemos que en esos momentos contaba apenas 11 años de edad. Pero a partir del quinto las cosas comenzaron a cambiar, y ello nos muestra el inicio de la verdadera estructura moderna de los conciertos, a los que se adaptaron al menos los compositores de la época romántica que siguieron a este genio de Salzburgo.

Mozart  proporcionó el verdadero equilibrio que debe existir entre el instrumento del piano y la orquesta, es decir, no es un solista “acompañado” por un conjunto de músicos. Para Mozart no debía existir un duelo, sino un diálogo entre el ejecutante y la estructura orquestal.

Reflexionando sobre este aspecto musical, se puede destacar su concierto Nº 20, que fue terminado el 10 de febrero de 1785, ejecutado por el propio autor en Viena al día siguiente de haber puesto la última nota en el pentagrama. Para el conjunto orquestal fue casi como una lectura a primera vista.

El Concierto Nº 20 Köchel 466, está compuesto en Re menor, y con esta característica se evidencia como una composición “triste”. Hasta podemos considerar a esta creación como la más dramática que Mozart compuso en esta forma musical. Inclusive, llama la atención que está escrito en la misma tonalidad que su futuro “Réquiem” y la ópera “Don Giovanni”.

¿Qué fue lo que ocurrió cuando Mozart ejecutó este concierto? El Emperador de Austria expresó a viva voz “¡bravo Mozart!”. Pero el público en realidad salió de la sala con una manifiesta división. La misma se debió a que algunos de los asistentes tuvieron la idea de que una expresión musical con estas características  ― orquesta y solista ― debería de hacer “lucir” a este último, que debía de exhibirse en alguna medida lo que se entendía como “virtuosismo”, aunque sin desmerecer a la orquesta.

Como todos los conciertos de Mozart, el número de instrumentos no es grande, pero suficientes para expresar verdaderas maravillas: 1 flauta, 2 oboes, 2 fagotes, 2 trompas, 2 trompetas (todas en re), timbales (en re – la), violines,  violonchelo y contrabajo.

El concierto consta de tres movimientos, los cuales se ajustan en buena medida al enfoque clásico: Allegro, Romanza y Rondó assai.

Fuente: Jorge de Hegedüs para Hágase la música.

NOTA: El Concierto para piano y orquesta no. 20 en re menor de Mozart será interpretado por Lars Vogt el 27 de marzo a las 20:00hrs en el Palacio de Bellas Artes en el marco del Festival Esto es Mozart.


Mitsuko Uchida – piano y dirección
Camerata Salzburgo

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí