Glissando

Febrero 5, 2017

Término que indica el deslizamiento continuo de una nota a otra. No es una palabra genuinamente italiana sino la italianización del verbo francés glisser, que significa “resbalar”, “deslizar”. Aplicada al piano, el efecto se obtiene deslizando rápidamente el pulgar o el costado del dedo índice a lo largo de una serie de teclas adyacentes, ascendentes o descendentes; hay también glissandos dobles, por lo general en octavas, y pueden darse glissandos triples también. Ravel y Debussy recurrieron al glissando en su música para piano. Esta técnica es muy común en la música para arpa, como en Introducción y allegro de Ravel. En los instrumentos de arco y en la voz, el glissando recorre un infinito número de microtonos. La técnica es también eficaz en el trombón (como por ejemplo en Pulcinella de Stravinski) y en los timbales de pedal (como en Música para cuerdas, percusión y celesta de Bartók).

 

La notación de un glissando se hace sea escribiendo una escala cromática, ascendente o descendente, usando los valores de nota más pequeños (en cuyo caso el compositor por lo general pretende que se oigan todas las notas), o bien con una línea diagonal u ondulada que une las notas más agudas con las más graves (en cuyo caso se pretende un portamento).

 

Fuente: Fuente: Latham, Alison. Diccionario enciclopédico de la música. Fondo de Cultura Económica, 2008

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí