Cuarteto no. 19 K. 465 – Wolfgang Amadeus Mozart

Publicado: marzo 24, 2019 Última Modificación marzo 24, 2019 Por: adminmusica

Kelemen Quartet
Barnabas Kelemen – violín I
Gabor Homoki – violín II
Katalin Kokas – viola
Dora Kokas – violonchelo

El cuarteto «disonante» de Mozart es el último del famoso conjunto de seis cuartetos que el genio dedicó a Haydn: el K.465. La serie se inspiró en los seis cuartetos op. 33 de Haydn que aparecieron en 1782 y alentaron a Mozart a un «estudio largo y laborioso» que finalmente dio a luz (entre 1782 y 1785) a estos «seis hijos».

El epíteto “disonante” se refiere a los extraordinarios compases del inicio. El violonchelo al principio parece no dar nada, pulsando en la tónica de la tonalidad central de do mayor. La viola y el segundo violín forman con sus respectivas entradas un acorde de la bemol mayor y entonces el primer violín aparece con un semitono más alto, un la natural justo cuando la viola cae a sol, dejándonos en un acorde de do menor con sexta añadida, ¡y aún no hemos terminado el segundo compás!

Incluso a oídos del siglo XXI esta inventiva armónica sorprende. No es de extrañar que algunos de los primeros comentarios sugirieron que el texto de Mozart tenía errores. Estos pocos compases proporcionan material de origen para todo el cuarteto: la base pulsante, entradas escalonadas, choques de semitonos y una figura ascendente que se desliza.

La frase inicial en do mayor del Allegro es una versión no cromática de esta figura ascendente, junto con la base pulsante. Mozart usa esta figura para llevarnos a tonalidades aún más remotas en la sección de desarrollo. El Andante abre con un tema tierno en el primer violín, cuyo final se convierte en una pequeña y simple figura que se repite y se hace eco amorosamente en el violonchelo. Entonces hay un pasaje mágico de pianissimo que, al igual que la introducción, tiene una acumulación gradual de instrumentos sobre el chelo en movimiento, pero sin sus disonancias desafiantes. Cuando este pasaje vuelve poco antes del final de movimiento, crescendos a forte producen en el primer violín un semitono llamativo, una disonancia como la que escuchamos en la introducción. El Menuetto se basa en los deslizamientos cromáticos con los que el primer violín abre el movimiento. El Trio, aunque comienza sutil, está en un do menor furioso, con incesantes arrebatos. El sol regresa en el último movimiento, cuyo tema de apertura nuevamente incluye esos semitonos ascendentes y deslizantes. Todos los instrumentos disfrutan de la diversión contrapuntística de este movimiento y luego, a medida que la pieza termina, la coda nos muestra, como en muchas de las obras de Mozart, sólo algunas de las otras cosas que pudo haber hecho con este material.

Fuente: Chris Darwin en lifesci.sussex.ac.uk

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí