Divertimento de Gutiérrez Heras

Publicado: marzo 10, 2018 Última Modificación marzo 10, 2018 Por: adminmusica

Joaquín Gutiérrez Heras (1927-2012) es una de las figuras más singulares de la música mexicana; con un mundo musical personalísimo e inconfundible en sus intereses y conceptos musicales. Creó obras sólo en los géneros por los que sentía mayor afinidad; fue también un destacado compositor de música para cine; maestro de varias generaciones de músicos, autor de textos y notas para infinidad de programas de mano de conciertos, (muchos de ellos, para la OFUNAM), con la calidad de eruditos pero accesibles estudios musicológicos pues finalmente era un conocedor abrumador de la música de varias épocas y estilos que para él eran fundamentales. Además,  fue un verdadero personaje, inolvidable para quienes lo conocieron y trataron. Todo ello, su música y su vida, conformaron una personalidad y un modo de ser irrepetible en la música mexicana.

La obra de Gutiérrez Heras -Quino, como se  le decía afectuosamente – es un modelo ejemplar de claridad musical y transparencia sonora a pesar de la aparente austeridad y sencillez. El Divertimento para piano y orquesta es ideal para apreciar estos valores; es de esas obras que terminan y dejan un regusto por la vida,  de esas obras que terminan y nos hacen exclamar ¡ah, que delicia!, sensación que siempre que se toca, parecen compartir el/la solista, la orquesta y el director.

Divertimento ganó el Segundo Lugar en el Concurso Chopin de composición, en 1949-50 y como solía suceder con Quino, la registró al concurso casi por casualidad, pues tardó en decidirse por esa característica suya, entre timidez y aparente inseguridad que a veces se advertía en él, antes de que deslumbrara con alguna de sus memorables aseveraciones.

La obra tiene tres movimientos y por ello, más allá de su corta duración, se podría considerar un concierto formal para piano y orquesta, sin mayores dificultades de audición, a pesar de su querida armonía modal, es decir, aquella basada en modos musicales que parten de la música de la Edad Media y previos a la aparición de la tonalidad, por supuesto con un tratamiento de modernidad que no la hace necesariamente difícil.  Gutiérrez Heras nunca adoptó formas y lenguajes vanguardistas, por lo que su música es atractiva y fundamentalmente accesible.

El sábado 10 (20:00h) y domingo 11 de marzo (12:00h) la Orquesta Filarmónica de la UNAM ha incluido en su programa este Divertimento para piano y orquesta. La parte solista  será interpretado por una de pianistas mexicanas más connotadas, Silvia Navarrete, de espléndida trayectoria profesional, con múltiples grabaciones en su discografía, quien regresa nuevamente como solista de la OFUNAM para refrendar sus éxitos anteriores. En el mismo programa: Obertura de Fanny Mendelssohn, y Scherezada,  de Rimsky-Korsakov.

Fuente: Sociedad de Amigos de Ofunam.

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí