El Cascanueces de Tchaikovsky, el ballet clásico de Navidad

Publicado: diciembre 11, 2014 Última Modificación diciembre 11, 2014 Por: adminmusica

El cascanueces es un cuento-ballet estructurado en dos actos, que fue encargado a Piotr Ilich Tchaikovski por el director de los Teatros Imperiales, Ivan Vsevolozhsky en 1891. El estreno tuvo lugar en septiembre de 1892 en el Teatro Mariinski de San Petersburgo. En la producción original la coreografía fue creada por Marius Petipa y Lev Ivanov. El libreto fue escrito por Ivan Vsevolozhsky y el propio Petipa, basándose en la adaptación de Alexandre Dumas (padre) del cuento “El cascanueces y el rey de los ratones” de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann.

Se trata del op. 71 de Tchaikovsky y es el tercero de sus ballets después de El lago de los cisnes y La bella durmiente. Antes de su estreno, Tchaikovski seleccionó ocho números del ballet para formar la Suite El cascanueces op. 71a, concebida para tocar en concierto. La suite se tocó bajo la dirección del compositor el 19 de marzo de 1892, con ocasión de una reunión de la Sociedad Musical en San Petersburgo. La suite fue popular desde entonces, aunque el ballet completo no logró su gran popularidad hasta la década de 1960. La música se conoce, entre otras cosas, por el uso de la celesta, un instrumento que el compositor ya había empleado en su balada sinfónica “El voivoda” de 1891. Es el instrumento solista en la Danza del hada de azúcar, pero también aparece en otras partes del segundo acto.

Unos cincuenta años después del estreno, Walt Disney utilizó parte musical de El cascanueces en su película Fantasía de 1940. A la gente le gustó la película y comenzaron a interesarse por el ballet. El interés creció cuando el montaje de El cascanueces de George Balanchine fue televisado a finales de 1950. El ballet ha sido representado en muchos lugares diferentes desde entonces y se ha convertido quizá en el más popular de todos los ballets en los países occidentales, principalmente representado en Navidad.
Tras el éxito de La bella durmiente en 1890, Vsevolozhsky encargó a Tchaikovski la composición de un programa doble con una ópera y un ballet. La ópera seria Iolanta. Para el ballet, Tchaikovski volvería a unir fuerzas con Marius Petipa, con quien ya había colaborado en La bella durmiente. La trama de la historia de Hoffmann (y la adaptación de Dumas) se simplificó en gran medida para el ballet. El cuento de Hoffmann contiene un largo flashback dentro de su trama principal, titulado El cuento de la nuez dura, que explica cómo el príncipe se convirtió en el cascanueces. Esto fue omitido en el ballet. Petipa proporcionó a Tchaikovski instrucciones muy detalladas para la composición de cada número, incluso en cuanto al tempo y el número de compases. Estos fueron algunos de los requerimientos del coreógrafo para diferentes números de la obra:

1. Música grata al oído. 64 compases.
2. El árbol de Navidad encendido. Música chispeante. 8 compases.
3. Los chicos entran. Música animada y jubilosa. 24 compases.
4. Momento de sorpresa y animación. Unos pocos compases de trémolo.
5. Una marcha. 64 compases.
6. Entrada de los incroyables (increíbles). 16 compases, rococó (tempo de minuet).
7. Galopa.

Las instrucciones fueron dadas de esta manera, incluyendo el tempo y medida de compás signado a cada episodio. Por fin Tchaikovsky fue convencido y se dispuso a iniciar la tarea. La finalización de la obra fue interrumpida durante un corto periodo de tiempo debido a una visita del compositor a Estados Unidos durante 25 días para dirigir los conciertos para la apertura del Carnegie Hall. Tchaikovski compuso algunas partes de este ballet en Rouen, Francia.

Tchaikovski estaba menos satisfecho con El cascanueces que con su ballets anteriores. Aunque aceptó el encargo de Vsevolozhsky, no tenía un interés particular en componerlo -a pesar de que le escribió a un amigo durante la composición del ballet: “Diariamente me vuelvo cada vez más afinado a mi tarea”. Se dice que durante la composición de El cascanueces Tchaikovski discutió con un amigo, quien apostó a que el compositor no podría escribir una melodía basada en las notas de la octava en secuencia. Tchaikovski le preguntó si importaba que las notas fueran ascendentes o descendentes, a lo que le respondió que no. Esto dio lugar al Grand adagio del Pas de deux, en el segundo acto, el cual se suele bailar después del Vals de las flores.

La estructura de la obra es como sigue:

Acto I
Obertura miniatura
El árbol de navidad
Marcha
Galope de los niños y danza de los padres
Escena de danza
Vals del abuelo
Clara y el cascanueces
La batalla
Un bosque de pianos en invierno
Vals de los copos de nieve

Acto II
El castillo mágico en el reino de los dulces
Clara y el cascanueces
Divertimento
Vals de las flores
Pas de deux
Vals final y apoteosis

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí