Grandes sonatas románticas para piano: Sonata en si menor de Franz Liszt

Solo hay tres obras en la gran producción de Liszt que pueden tener el apelativo de sonata: la Sinfonía Fausto, la Sinfonía Dante y la Sonata en si menor para piano.

Por Música en México diciembre 1, 2019 Última Modificación diciembre 8, 2019

Yundi Li, piano

Solo hay tres obras en la gran producción de Liszt que pueden tener el apelativo de sonata: la Sinfonía Fausto, la Sinfonía Dante y la Sonata en si menor para piano, aunque sólo la última ostenta el nombre de forma declarada. 

A pesar de todo, Liszt se apropió de la forma sonata con esta obra innovadora y única de un movimiento. Wagner la describió como hermosa “más allá de toda concepción… sublime”. Liszt presenta aquí lo que la mayoría de los conocedores considera como el mejor ejemplo de “transformación temática continua”, que tuvo un profundo efecto en el futuro de la música, especialmente en la asimilación que Wagner realizó y la manera en que la aplicó como recurso para construir todas sus óperas posteriores, especialmente la gran tetralogía del Anillo.

Esta sonata da la impresión de una fantasía libre y desenfrenada, prácticamente una improvisación. Pero en realidad todo está estrechamente construido a partir de la introducción. A partir de esa introducción desarrolla tres temas impactantes y poderosos, luego un pasaje que suena como un coral religioso. La sección principal final no sólo exige la máxima expresión de técnica pianística para lidiar con su tempo Prestissimo, sino que también emplea elementos de todos los temas que han surgido de la apertura. Finalmente, en un Andante concluyente  y elocuente, Liszt regresa a las primeras versiones del material musical principal y retrocede en silencio. 

Llena de fuego romántico y espontaneidad, también encaja, dependiendo de cómo se escuche, en el patrón de un solo movimiento de forma de sonata-allegro (con exposición, desarrollo, recapitulación y coda), o la estructura de cuatro movimientos de una sonata tradicional (movimiento de apertura, movimiento lento, scherzo y final. Por lo tanto, este trabajo sigue siendo una obra maestra duradera incluso en la estimación de aquellos oyentes que tienden a encontrar la música de Liszt exagerada. En la Sonata en si menor, Liszt, el gran radical, se conectó de manera convincente con la tradición de la forma sonata.

La obra data de 1854, poco después de que la princesa Carolyn Sayn-Wittgenstein, con quien vivía el compositor, había convencido a Liszt de que dejara de viajar como pianista y se concentrara en la composición. El pianista y musicólogo Alfred Brendel, entre otros, ha afirmado durante años que la sonata está relacionada con la leyenda de Fausto. Si bien dicha interpretación puede ajustarse realmente a la estructura y al espíritu emocional del trabajo, debe considerarse con cierto escepticismo. Algunos musicólogos también han argumentado que la pieza es autobiográfica, y señalan que tal punto de vista no excluiría una interpretación fáustica.

Fuente:
Rovi Staff para allmusic.com

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí