In memoriam: Licia Albanese

Publicado: agosto 31, 2014 Última Modificación agosto 31, 2014 Por: adminmusica

por Ricardo Rondón

Otra gran cantante se va de nuestro mundo: la soprano Licia Albanese que por años enriqueció los elencos del Metropolitan Opera y cuyas grabaciones siguen siendo objeto de placer y deleite. Albanese, nacida en Bari, Italia en julio de 1913, murió en la ciudad de Nueva York el pasado 15 de agosto. Siendo muy joven se entrenó como pianista y estudió voz con Giuseppina Baldassare-Tedeschi. Debutó en el escenario en 1934 como emergente para el rol de Madama Butterfly (Puccini), un personaje que se identificó con la artista durante su larga trayectoria artística. Esto fue en el Teatro Lírico de Milán, y gracias al éxito se le asignaron nuevos papeles. Butterfly fue también la ópera elegida para sus debuts en Parma, San Francisco y el Metropolitan Opera. Debutó en el Teatro alla Scala de Milán en 1935 como Lauretta en Gianni Schicchi de Puccini. Esto fue antes de la guerra y siguieron actuaciones como Suzel en L’Amico Fritz (Mascagni), Micaela (Carmen), Anna (Loreley) y Mimí, que grabó al lado del fabuloso tenor Beniamino Gigli. En 1951 regresó, ahora como Butterfly. Además de actuaciones en la mayoría de los teatros líricos italianos, cantó en Covent Garden, (Liu-1937), y Chicago (Micaela). Cuando volvió al Metropolitan Opera en 1966 había cantado en 286 funciones con 17 papeles. Siete heroínas de Puccini fueron objeto de admiración y afecto del público: pero también brilló como Susanna, Micaeta, Nedda, Marguerite, Violetta (72 funciones, un record en el Met), Manon de Massenet, Desdémona, Nannetta, la Condesa Almaviva, y Adriana Lecouvreur. Arturo Toscanini, entonces el director de orquesta más famoso del mundo, la eligió para las grabaciones completas de La Traviata y La Bohéme, ambas grabadas en vivo frente a la Orquesta Sinfónica de la NBC y un selecto reparto de voces básicamente jóvenes.

Albanese se retiró en 1970 pero de vez en cuando actuaba en galas o eventos especiales. En una función única de Follies de Stephen Sondheim fue una de las estrellas de la noche en una compañía estelar, dejando grandes recuerdos para Broadway. Fue presidente de la Fundación Licia Albanese-Puccini que promovía a artistas jóvenes y organizaba un concurso anual. En sus años de plenitud prodigaba una impresionante belleza de timbre y línea repleta de calidad y control. Formó parte de una generación que se especializó, cultivó y proyectó los genios de Giuseppe Verdi y Giacomo Puccini. Versátil, capaz de integrarse a sus personajes, honesta en todos los sentidos, jamás hacía trampas vocales y siempre bajo el compromiso de su arte. Fue especialista en el terreno del verismo y amplió su repertorio en el Met al correr los años. Tuvo el cuidado de no forzar su voz en el terreno dramático y limitó sus actuaciones como Desdémona y Tosca.

Continuó una gran carrera después de su salida del Met Para mejor apreciar su voz en plenitud recomendamos las grabaciones en vivo de Manon (Massenet) y Manon Lescaut (Puccini) captadas en el Metropolitan Opera por Fonit Cetra. Los tenores que la acompañan son Giuseppe di Stefano y Jussi Bjoerling. Canta Nedda en Los Payasos (Leoncavallo), también en el Met con Raoul Jobin y Leonard Warren (Naxos) aqui nos remontamos a 1944. Hay que evitar la Manon Lescaut de RCA porque su voz ya había pasado por mejores días.



Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí