Las bacantes de Hans Werner Henze

THE BASSARIDS Henze – Komische Oper Berlin Dioniso – Sean PanikkarPenteo – Günter PapendellCadmo – Jens LarsenTiresias – Ivan TuršićCapitán – Tom Erik LieÁgave – […]

Por Música en México octubre 14, 2019 Última Modificación octubre 14, 2019

THE BASSARIDS Henze – Komische Oper Berlin

Dioniso – Sean Panikkar
Penteo – Günter Papendell
Cadmo – Jens Larsen
Tiresias – Ivan Turšić
Capitán – Tom Erik Lie
Ágave – Tanja Ariane Baumgartner
Autonoe – Vera-Lotte Böcker

Beroe – Margarita Nekrasova
Música – Hans Werner Henze
Libreto – Wystan Hugh Auden y Chester Kallman
Concertador – Vladimir Jurowski
Escena – Barrie Kosky
Escenografía – Katrin Lea Tag
Vestuario – Katrin Lea Tag
Iluminación – Franck Evin
Coreografía – Otto Pichler
Coro – Maestro David Cavelius
Dramaturgia – Ulrich Lenz

5 cosas que hay que saber sobre Las bacantes

1. Adoradores frenéticos

En la antigua religión y mitología griegas, Dioniso era el dios del vino, de la fertilidad, la locura ritual, el éxtasis religioso y el teatro. También conocido como Baco, su nombre romano, inspiró un culto en el que sus adoradores usaban sustancias tóxicas para inducir el trance y así eliminar sus inhibiciones sociales. Las mujeres vagabundeaban por las montañas y los bosques con pieles de zorro realizando danzas frenéticas hasta llegar al éxtasis. En este estado se supone que tenían una fuerza inusual, incluso eran capaces de desmembrar animales o personas. Las mujeres eran conocidas como ménades, que significa «mujer loca», o como basaridas, que proviene de la palabra griega que significa piel de zorro.

2. Una tragedia clásica

Los Dionisia fueron un par de grandes festivales de la antigua Atenas en honor a Dionisio, cuyos eventos centrales eran representaciones teatrales de tragedias y comedias. En 405 A. C., el dramaturgo ateniense Eurípides ganó el primer premio en la ciudad de Dionisia con su tragedia Las bacantes. En la obra, Dioniso regresa disfrazado a su ciudad natal de Tebas. Su propósito es hacer que los habitantes retomen su contacto con los placeres carnales provocando que la madre del rey mate a su propio hijo. Con el sacrificio que acontece en el desierto en la oscuridad de la noche, en lugar de un templo, la representación de Eurípides del culto a Dioniso resalta el lado arcaico e incivilizado de la práctica religiosa pagana. Las bacantes es considerada una de las grandes tragedias de la historia y se distingue porque el coro está integrado en la trama y el dios no es una presencia distante, sino el protagonista de la obra.

3. Colaboraciones creativas

Para su ópera Elegía para jóvenes amantes de 1961, el compositor alemán Hans Werner Henze aprovechó las habilidades de las plumas del poeta inglés-estadounidense W. H. Auden y de su compañero, el poeta y traductor estadounidense Chester Kallman. Auden había escrito previamente el libreto de Paul Bunyan de Benjamin Britten y había trabajado con Kallman en el libreto para The Rake’s Progress de Igor Stravinsky. En una entrevista para The Musical Times, Henze explicó cómo surgió su colaboración con Auden y Kallman en Las bacantes: “Después de la producción de Glyndebourne de mi Elegía, les dije que me gustaría mucho trabajar con ellos nuevamente, y Auden sugirió hacer Las bacantes. Entonces leí a Eurípides y quedé muy impresionado. Les escribí a Nueva York y me enviaron este libreto, que está basado en Eurípides, y no es una interpretación libre; sólo agrega 2,500 años de experiencia, por así decirlo «. La ópera se estrenó en el Festival de Salzburgo de 1966 en una traducción al alemán de Maria Basse-Sporleder.

4. Libertad y éxtasis

El tema central de Las bacantes es el conflicto entre el ambicioso Rey Penteo y Dioniso, dios orgulloso y carismático. El reinado de Penteo deja poco espacio para venerar al dios del vino, que lucha para ser reconocido como una parte importante de la vida de las personas. Henze escribió la ópera después de haber salido de Alemania a Italia debido a la intolerancia percibida hacia su política izquierdista y su homosexualidad. Para él, Las bacantes no es una glorificación del éxtasis ciego, sino una advertencia sobre lo que podría suceder si el placer se reprime sistemáticamente. Como explicó en la entrevista al Musical Times: “La visión marxista-freudiana de la trama sería que Dioniso tiene razón: la dignidad del hombre es inseparable de su fisicalidad. Penteo trató de dividir estas dos: pensó que era posible hacer caso omiso del placer, mientras Dionisio le pide a la humanidad que diga sí a la vida «.

5. Melodías liberadas

Henze participó en los famosos cursos internacionales de verano de Darmstadt de música nueva, donde trabajó con técnicas dodecafónicas. Después de mudarse a Italia, sin embargo, abandonó el dogma estricto anti-emotivo de la música contemporánea alemana y logró nuevas y variadas formas de expresión musical. Con cuatro movimientos y un intermezzo, Las bacantes se estructura menos como una ópera y más como una sinfonía clásica. La partitura incluye citas de la Pasión de San Mateo y la Suite inglesa en re menor de Johann Sebastian Bach y los ritmos están inspirados en canciones folclóricas del sur de Italia. La música de Gustav Mahler también fue una clara influencia en la rica orquestación que, como señala el director Barry Kosky, es el vehículo perfecto para “la brutalidad, sensualidad, erotismo, miedo, ansiedad, trauma, belleza, alegría y éxtasis que Henze retrata en su extraordinaria partitura.”

Fuente: Ópera Vision

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí