Los conciertos para piano de Prokofiev

los conciertos de Prokofiev
Publicado: noviembre 9, 2014 Última Modificación agosto 6, 2017 Por: adminmusica

Los conciertos para piano de Prokofiev.

Se podría decir que los cinco conciertos son de un Prokofiev “temprano”, escritos antes de cumplir los 40 años. El Concierto núm.1 (1910-11) es particularmente la obra de un joven, sobre todo por su originalidad. En un solo movimiento, no son tres fusionados en uno sino un diseño modificado de la forma sonata. Prokofiev dijo que consistía del “allegro de una sonata, con la introducción repetida después de la exposición y de nuevo al final, y con un breve andante antes del desarrollo que, a su vez, adquiere forma de scherzo y cadenza que introducen la recapitulación”.

Concierto No. 2

Concebido poco después, el Concierto núm. 2 es muy diferente, en gran escala, con cuatro movimientos que siguen una secuencia poco común: un Andantino lento seguido de tres movimientos rápidos. Escrito en 1912-13, la partitura fue destruida por un incendio después de su estreno y Prokofiev lo reconstruyó en 1923. Aseguró que se trataba de una obra nueva, aunque esta afirmación ha sido cuestionada.

También te puede interesar: Biografía de Sergei Prokofiev.

Concierto No. 3

El célebre Concierto núm. 3 (1917-21) es el único en la forma tradicional de tres movimientos. Es una obra especialmente bien equilibrada cuyo clima melódico – extraño aún para Prokofiev – lo ha convertido en el más popular de los cinco. El primer movimiento es otra de sus formas modificadas de la sonata, cuyo desarrollo y recapitulación están casi combinados. Le sigue un tema muy atractivo y cinco variaciones, y el final observa las líneas de un rondó pero con subsecuentes desarrollos del tema principal en cada reaparición.

Concierto No. 4

El Concierto núm. 4 fue escrito en 1931 pero no ejecutado en público sino hasta 1956. No merecía este olvido ya que se trata de un excelente concierto, un tour de force escrito para la mano izquierda solamente, con riqueza de recursos e imaginación. Con cuatro movimientos, el último es una condensación del primero que parece un encore previamente acordado: una singular y feliz inspiración.

Concierto No. 5

El reto de escribir el cuarto concierto evidentemente volvió a despertar el interés de Prokofiev en este género y escribió el Concierto núm. 5 en 1931-32. Consta de cinco movimientos, es el más original de la serie y una de sus obras más arriesgadas. Sin embargo, no es fácil compenetrarse en ella por su aparente discontinuidad. Crea gran variedad de climas, gestos e invenciones tipo toccata que contrastan con el bellísimo Larghetto.

Fuente: Max Harrison, 1988, EMI.

(Los conciertos para piano de Prokofiev)

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí