La maestría refrescante de Josep Colom

Publicado: junio 17, 2019 Última Modificación junio 17, 2019 Por:

Adorado por sus colegas, respetadísimo músico, maestro de muchos talentos ya consolidados, como Javier Perianes, vive este tiempo con un descaro y una decidida frescura que agiganta su leyenda. Colom es uno de esos intérpretes oráculo al que muchos piden consejo sin que él tenga reparos en darlo. Respetuoso con el rigor, si usted quiere escuchar algo radicalmente distinto, debe seguirle la pista: en sus escasos pero esperados recitales o en sus discos.

Los últimos han obligado a muchos a plantearse la estructura, la selección y las aproximaciones a diversos compositores. Consciente de que las grabaciones y cualquier paso en una presente carrera musical debe alejarse de lo manido, Colom se empeña en sorprender. Con mucho criterio y a la vez con un toque desafiante. Trastocó muchos esquemas cuando publicó Confluences y Diálogos, mezclando a capricho, pero con una coherencia musical asombrosas a Chopin con Mozart y Bach en un recorrido fuera de norma por las raíces y el canon de varias formas.

Ahora hace lo mismo con Beethoven en otros parámetros. A la contundencia de sus tres últimas sonatas —la número 30, opus 109, la 31, opus 110, y 32, opus 111—, Colom adhiere seis Bagatelas. Cuadran de manera asombrosa. Quien lo escucha aprende de grandes parentescos artísticos, a veces evidentes otras no, y ahí es donde se produce la sorpresa. Pero Colom no se conforma con esa audacia formal. Exhibe una brillantez de matices, colores y contrastes tan fieles al juego antagónico y de ruptura perpetua que persiguió Beethoven al final de su vida y convierten esta nueva entrega suya en una aportación fundamental.

Fuente: JESÚS RUIZ MANTILLA para El País

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí