Richard Wagner – DISCOGRAFIA

Publicado: agosto 27, 2013 Última Modificación noviembre 29, 2015 Por: adminmusica

Una selección de las mejores grabaciones y filmaciones, en el bicentenario de su natalicio.
por Ricardo Rondón
Primera parte

 

Hoy existe una discografía importante y cada vez más creciente del legado de Wagner. Hemos seleccionado nuestras versiones favoritas e indicamos cuales son nefastas, si se da el caso y es viral.
Die Feen (Las hadas) (CD Orfeo)
Wagner tenía apenas 20 años cuando escribió su primera ópera, Die Feen, la historia de una hada que es mitad mortal y mitad sobrenatural. Se enamora de un noble llamado Arindal. Después de las tribulaciones de costumbre, viven felices en el país de las hadas. Wagner muestra un dominio notable con una clara influencia de Carl Maria Von Weber y es la más consistente de sus primeras óperas. La grabación del sello Orfeo es la única que existe y fue tomada de una serie en Munich en 1983 dirigida por Wolfang Sawallisch. Los Coros y la Orquesta de la Radio Bávara muestran su habitual profesionalismo. Los solistas son excelentes salvo el tenor John Alexander cuya voz no ha sido bien captada por los micrófonos. Su Arindal muestra capacidad y entusiasmo. Linda Esther Gray es la estrella del reparto usando su sonido dramático y expresivo con fuerza y control. Kurt Moll, Cheryl Studer y Kari Lövaas tienen su momento en el sol y brillan como era de esperarse. Grabado en vivo, no ofrece la nitidez necesaria y el sonido resultante es difuso y cavernoso. Para los coleccionistas de Wagner es un lanzamiento indispensable.
Der Fliegende Holländer (El holandés errante)(CD Decca)
Esta ópera siguió rápidamente a Rienzi y fue un salto en donde el compositor buscaba un idioma propio. La música es descriptiva, intensa, trágica, romántica y con una escena final de redención impresionante. Narra la historia del holandés, capitán de una nave fantasmagórica que tiene que dar la vuelta al cabo de Buena Esperanza una vez al año. Mientras no encuentre una mujer pura que lo redima, no podrá dormir el sueño de la muerte. Su castigo obedece a que maldijo a su Creador en un alarde de desesperación en el mar. Wagner había padecido los horrores de una mala travesía en el mar que sirvieron de inspiración para el Holandés. Antal Dorati dirige una producción de la Opera Real de Covent Garden y la orquesta suena magnífica y consistente. Los efectos de sonido son apropiados y emocionantes. Dorati logra crear un mundo atmosférico y atrayente. George London, uno de los grandes cantantes de aquellos años es un holandés inolvidable. Tiene un timbre atractivo y expresivo y maneja los cambios emocionales con la sabiduría de un gran wagneriano. Leonie Rysanek canta como si estuviera poseída por el papel de Senta y vive intensamente cada momento. Gradúa su voz con efectos soberbios y el gran dúo en el segundo acto con el holandés es uno de los muchos momentos sobresalientes. Giorgio Tozzi interpreta un Daland impecablemente cantado e interpretado. La voz es bellísima. Karl Liebl es un
Erik apasionado y Richard Lewis hace una creación como el Timonel. Dorati opta por la versión en un solo acto y durante dos horas no hay un solo cabo suelto.

 

Lohengrin (CD EMI)
Bajo la batuta de Rudolf Kempe frente a la Filarmónica de Viena, surge el mundo de Lohengrin con magia y fina espiritualidad. Kempe le da una perspectiva mucho más profunda que la mayoría de los directores. Se anticipa la unión de esta ópera con Parsifal que vendrá más adelante.
Jess Thomas encarna al Caballero Lohengrin con voz firme, juvenil y viril. La riqueza de sus matices le da fuerza en las grandes escenas. Elisabeth Grümmer es Elsa Von Brabant, de la cual se enamora nuestro héroe. Poco le dura el sentimiento porque, a pesar de que Elsa tiene música sublime, es una mujer de una tontería atroz que destruye estúpidamente su posible felicidad. Vocalmente Grümmer contribuye con una actuación inmejorable. Lo mismo aplica a la mezzo-soprano Christa Ludwig, gloriosamente captada en plenitud y haciendo gala de lo que es cantar Wagner y proyectar personalidad. Ortrud es una de las grandes villanas de la ópera y aquí no hay la menor duda de que es la encarnación del mal. Dietrich Fischer-Dieskau proyecta la neurosis de Telramund, esposo (¡pobre hombre!) de Ortrud. Gottlob Frick es un rey impresionante y sólido como Gibraltar.
La producción de la Opera Estatal Bávara de Munich en DVD debe ser evitada toda costa. Es un ejemplo sobresaliente del Eurotrash y la dirección de Richard Jones es un mamarracho que no tiene nada que ver con Lohengrin. Todo el elenco se pasa varias horas colocando ladrillos para una casita que Lohengrin acaba quemando. ¡Lástima que Jones no estaba adentro! El único que se salva es el tenor Jonas Kaufmann que vocalmente es una maravilla. Jones lo ha vestido con un atrevimiento que es un insulto para este gran cantante. Anja Harteros es una Elsa físicamente madura pero radiante vocalmente. El resto de los cantantes es mediocre y la dirección orquestal de Kent Nagano da la impresión de que se quedó dormido en el Preludio. No lo recomendamos ni a los curiosos. (DVD Arthaus)

 

Die Meistersinger von Nürnberg (Los Maestros Cantores de Nürnberg) (CD EMI)
Esta es la única opera cómica de Wagner. Los Maestros Cantores florecieron en las principales ciudades alemanas durante el s.XIV y XVI. Su especialidad eran las artesanías y representan los principios de la clase media. Su personaje principal, Hans Sachs (1494-1576), fue el exponente más famoso y se le atribuyen 6,000 poemas. Esta historia está repleta de personajes típicos que viven en una comunidad cerrada. Wagner los pinta magistralmente. Wolfgang Sawallisch dirige a las huestes de la Opera Estatal Bávara y todos los participantes se cubren de gloria. Bernd Weikl es un Sachs de timbre suficientemente juvenil para darle credibilidad a los sentimientos románticos que todavía alberga este viudo. Su timbre, estilo y proyección son magníficos. Ben Heppner es un Walther viril, apasionado, con la reserva vocal para los grandes momentos. El papel es endemoniado pero Heppner estaba en su mejor momento. Lo mismo aplica a la soprano Cheryl Suder, una Eva deliciosa, femenina y cuya escuela de canto le permite flotar la voz como pocas intérpretes. Kurt Moll le da seriedad y rica sonoridad a Pogner y Deon Van Der Walt es un David juvenil e inquieto. Siegfried Lorenz es el “villano” Beckmesser cuya mezquindad y envidias lo llevan a perder en cada juego. René Pape es un lujo en el corto papel del Sereno. Sawallisch obviamente ama esta partitura y goza transmitirla. Sus tiempos, matices, solos instrumentales y desfogues son el producto de toda una carrera trabajando el mundo de Wagner y son inmejorables. El sonido es el mejor que ha recibido este drama musical en discos y lo recomendamos sin reservas.

 

Parsifal (CD Philips)
La leyenda de Parsifal, originalmente española, se remonta al s. XIII. Montsalvat fue el nombre del Castillo de los Caballeros del Santo Grial. Wagner coloca el lugar del castillo de Klingsor, el enemigo de los Caballeros, en esa parte de España., entonces bajo el yugo árabe. El Grial es el copón en donde la sangre de Cristo crucificado se veneraba, y la lanza con que fue atravesado también estaba en manos de la orden. Es el drama musical más personal, intenso y espiritual de Wagner, capaz de llevarnos a un mundo de emociones raras veces escuchado en la música. Generalmente es de las últimas obras de Wagner que enfrentan los melómanos pero sin duda, es la gran experiencia resultando incomparable y con una luminosidad religiosa que redime un tanto al compositor. Hans Knappertsbusch realizó dos grabaciones en Bayreuth y no hay nadie que se le haya aproximado en comprensión, manejo de los tiempos y fuerza orquestal. La integración de cada miembro del elenco es producto de una comunicación total con el venerado director. La grabación Philips pertenece a 1962 y fue tomada en vivo en el Festival de Bayreuth de ese año. El sonido resultante capta ese milagroso balance que debe tener la obra y la claridad, expansión, definición y peso orquestal han sido manejados maravillosamente. Con Knappertsbusch en el podio, la naturalidad interpretativa es un milagro de concentración. No hay otro director que le de a Parsifal estos atributos. Jess Thomas es un excelente Parsifal, siempre concentrado y vocalmente seguro. Hans Hotter está en su mejor voz y su Gurnemanz es memorable. George London transmite todo el dolor y angustias de Amfortas e Irene Dalis capta la esencia de Kundry. Los coros son una maravilla de precisión y expresividad. Esta es una de las grabaciones operísticas más importantes de todos los tiempos.

 

Rienzi (CD EMI)
Aunque fue el primer éxito de Wagner cuando se escenificó en Dresden en 1841, sus fallas superan a los momentos distinguidos. Sucede en la Roma del siglo XIV con una dosis inmensa de tribulaciones, sufrimientos y pompa militar. La ambición del compositor no conoce límites y aún con cortes prudentes, es una experiencia interminable, aunada a una interpretación lejos de las ligas mayores. Heinrich Hollreiser dirige una producción de la Opera Estatal de Dresden y probablemente sea el principal culpable de que el aburrimiento se instala muy pronto en la representación. René Kollo (Rienzi) no tiene el timbre, ni la reserva vocal pera las exigencias de este personaje y suena estrangulado y desagradable. Las dos damas, Siv Wennberg y Janis Martin son Irene y Colonna, ambas mediocres y sin los alcances exigentes de sus partes. Aunque Hollreiser observa cortes, la duración es insoportable. Hay una grabación más reciente en Orfeo bajo la batuta de Sawallisch. No la conocemos pero tiene que ser mejor que esta.

 

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí