Nader toca Carteles de Bernal Jiménez

Carteles (1952) de Miguel Bernal Jiménez (1910-1956) 1. Volantín 2. Danza Maya                     3. Noche4. Huarache5. Sandunga   6. Pordioseros7. Hechicería8. Parangaricutirimícuaro: Fiesta  En marzo pasado, el pianista mexicano Mauricio […]

Por Música en México septiembre 18, 2019 Última Modificación septiembre 18, 2019
Mauricio Nader, piano

Carteles (1952) de Miguel Bernal Jiménez (1910-1956)

1. Volantín 
2. Danza Maya                     
3. Noche
4. Huarache
5. Sandunga   
6. Pordioseros
7. Hechicería
8. Parangaricutirimícuaro: Fiesta 

En marzo pasado, el pianista mexicano Mauricio Nader se presentó en el Seminario de Cultura Mexicana en el marco del Festival Internacional Divertimento 2019. En tal ocasión Nader ejecutó un programa dedicado a la música nacionalista mexicana para piano. Entre las piezas del programa destacó Carteles (1952), de Miguel Bernal Jiménez. Considerado como el compositor mexicano de música sacra más importante del siglo XX, Miguel Bernal Jiménez es, sin embargo, mejor conocido por su repertorio profano, y esta suite para piano es sin duda uno de los ejemplos más célebres de su producción.

El investigador Ricardo Miranda dice al respecto de la obra:

En Carteles lo profano y la austeridad cobran preponderancia e incluso se vuelven sinónimos: el intérprete debe trazar nítidamente las imágenes propuestas por el autor con muy pocos recursos al alcance. Las ocho breves piezas que integran esta suite se antojan guiños de sano humor que parten del manejo de temas sencillos cuyas cualidades expresivas Bernal subraya exitosamente. Carteles se inicia en un tono ingenuo, con un tema que recuerda a Musorgski y su Promenade. Desde la parte intermedia del Volantín las imágenes de estos apuntes sonoros comienzan a desfilar, una tras otra, breves y precisas: la Danza maya varía de modo sencillo pero sorprendente el conocido tema Konex-konex-palexén. En Noche, Bernal consigue una atmósfera sutil e imprecisa, que se apoya en cierta ambigüedad tonal. Dicho ambiente es contrastado por Huarache, obra de ritmo vigoroso y sonoridades disonantes que remiten a la música popular. En Sandunga, el compositor nuevamente evoca lo popular, tanto en un primer tema de acompañamiento cromático como en la parte intermedia cuya música parece surgir de alguna banda imaginaria. A la algarabía de esta pieza sigue Pordioseros, la obra más sencilla y evocativa de la suite, donde la insistencia y la tristeza de estos personajes se transforma, más que en una imagen, metáfora sonora. A continuación viene Hechicería, imagen que utiliza motivos cortos y tajantes para hablar de atmósferas extrañas, de alguna nuit du Sabbath, antes de explotar definitivamente en el jolgorio de Parangaricutirimícuaro. Aquí aparece lo populachero de nueva cuenta (como evocación pero también como indicación agógica), junto con aquella banda de pueblo ya referida y que Bernal concibe con inusual ironía.

Fuente: Miranda, Ricardo. Heterofonía, revista de investigación musical,  #114-115, 1996, p. 74-81.

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí