Obras maestras Jean Sibelius (II)

Publicado: mayo 16, 2015 Última Modificación mayo 18, 2015 Por: adminmusica



Orquesta Sinfónica de la Radio Finlandesa | Coro de la Académia Sibelius | Jukka-Pekka Saraste – Director

Sibelius compuso Finlandia op. 26 en 1899 para su estreno en una manifestación política contra Rusia en Helsinki el 14 de diciembre de ese año. Eran tiempos de agravamiento de las tensiones políticas. La obra fue pensada para movilizar a la oposición popular por la revocatoria de la autonomía finlandesa del Imperio ruso. Se hicieron famosos los diferentes títulos que fue recibiendo la obra para burlar la censura zarista, entre ellos “Felices sentimientos al amanecer de la primavera en Finlandia”. En esa época, Sibelius ya era reconocido como el compositor más grande de su país y quiso sumarse a las protestas del circulo cultural finlandés que clamaba independencia. Con una composición simple y breve pero conmovedora, Sibelius dejó un magnifico manifiesto, coronado por una gran melodía cantabile que causó enorme admiración local.

Al año siguiente, Sibelius revisó la partitura y le dio el título que hoy conocemos, antes de que la Filarmónica de Helsinki, con sólo dieciocho meses de constituida, llevase a toda Europa la música de Sibelius en su primera gran gira (la gira terminó en la Exposición Mundial de París). A pesar del contexto político relacionado a su creación, la obra resultó ser universal y en muy poco tiempo hizo a Sibelius el más conocido compositor finlandés vivo.

Al igual que otras obras de carácter nacionalista, como la Obertura 1812 de Tchaikovsky, Finlandia no necesariamente representa la hora más gloriosa del compositor. Como logro musical, es apenas más avanzado que los poemas sinfónicos de Franz Liszt, que fueron modelo para Sibelius. Sin embargo, eso es irrelevante a la luz de la popularidad y el orgullo nacional que inspiraron estos pocos minutos de música. Igual que el Bolero eventualmente acosó a Ravel, el éxito de Finlandia llegó a irritar a Sibelius, particularmente cuando eran eclipsadas sus obras mayores. Aún así, esta música es eficaz, de una rica e imaginativa orquestación. Durante casi toda su extensión se desarrolla en un ritmo y estilo turbulentos, con una gran carga orquestal que simboliza la opresión y lucha del pueblo finés. La obra finaliza con un himno de esperanza. Este es quizá su característica más destacada, el himno final, conocido como himno “Finlandia”. Este himno fue convertido por el propio Sibelius en una pieza orquestal independiente, y en 1941 Veikko Antero Koskenniemi escribió la letra por la que hoy es conocido. Es una de las más celebradas melodías, aunque, como en la famosa Pompa y Circunstancia de Elgar, a veces sorprende al público, al ocurrir casi de último minuto.

Finlandia se independizó de Rusia poco después de la revolución rusa; su autonomía fue oficialmente reconocida en octubre de 1920.


Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí