Un baile de máscaras en el CENART

Los próximos viernes 14 (a las 19:00 p.m) y domingo 16 (a las 12:00 p.m) de febrero se presentará en el Teatro de las Artes del CENART una versión de concierto de Un ballo in maschera,

Por Música en México febrero 10, 2020 Última Modificación febrero 10, 2020

Como parte de los festejos del 40 aniversario del Concurso Nacional de Canto Carlo Morelli, los próximos viernes 14 (a las 19:00 p.m) y domingo 16 (a las 12:00 p.m) de febrero se presentará en el Teatro de las Artes del CENART una versión de concierto de Un ballo in maschera, una de las grandes óperas de madurez de Giuseppe Verdi. Esta obra tiene 22 años de no representarse en la Ciudad de México, y en esta ocasión los encargados de darle vida son cantantes que han ganado en algún momento el concurso Carlo Morelli, entre ellos José Luis Ordoñez, Bertha Granados, Ricardo López, Amelia Sierra, Vladimir Rueda y Adrián Hernández. Completan el elenco jóvenes estudiantes de gran nivel, el Ensamble Ítaca y el pianista Andrés Sarre, todos bajo la dirección del maestro Alfredo Domínguez. El vestuario y la dirección escenográfica correrán a cargo de César Piña.

El rey y la ópera

A mediados de 1788 el rey Gustavo III de Suecia (1746-1792) se embarcó en una guerra con Rusia de la que no salió bien librado pero en la que consiguió algunas victorias —sobre todo el aplastante triunfo sobre la considerablemente más numerosa flota de Catalina II en la segunda batalla de Svensksund (1790)— que le granjearon el respeto y la admiración de sus súbditos, aunque las arcas suecas quedaron poco menos que vacías. Entusiasmado con su crecida reputación, Gustavo trató de apoyar a la familia real francesa que entonces se las estaba viendo negras con la Revolución de su país. El objetivo del rey era organizar una coalición de monarquías europeas para acabar con los vientos de libertad que soplaban por todo el continente y, a la larga, hacer de Suecia uno de los países con mayor influencia en los asuntos de Europa. Sin embargo, lo que Suecia necesitaba era dinero, no otra guerra, por lo que su proyecto no fue bien recibido entre sus ministros y allegados. Pero el rey parecía no darse por enterado y continuó con sus preparativos para una intervención armada en Francia, así que sus opositores más radicales empezaron a planear como librarse de él. Entre los principales instigadores de la conspiración que se fraguó a finales de 1791 y principios de 1792 se encontraban destacados miembros de la nobleza sueca y el militar Jacob Johan Anckarström, quien —en pleno baile de máscaras celebrado en la Ópera de Estocolmo el 16 de marzo de 1792— se acercó a Gustavo III y le disparó a quemarropa. El rey murió trece días después, tras dolorosa agonía.

La violenta muerte de este monarca que se consideraba a sí mismo una persona triste y desdichada sirvió como tema al compositor francés Daniel-François Auber para su ópera Gustave III, ou Le Bal masqué (1833), al compositor Saverio Mercadante para la ópera Il reggente (1843) y al compositor italiano Giuseppe Verdi para su ópera Un ballo in maschera (1859), escrita en colaboración con el libretista Antonio Somma, quien se basó en el libreto del dramaturgo Augustin Eugène Scribe para la ópera de Auber.

Un ballo in maschera es una de las obras más pulidas y elegantes de Verdi. En ella, el compositor hace uso de arias cortas de ritmo y estructura más flexibles que el aria tradicional. Maestro de la tensión dramática, entreteje con gran habilidad una sofisticada trama de conspiración política, abyecta traición y violenta venganza donde Riccardo, el melancólico protagonista (papel creado para tenores que sepan abordar las notas altas con estilo), se ve envuelto en un romance tan apasionado como prohibido (con Amelia, la esposa de Renato, quien es el secretario y mejor amigo de Riccardo) que será el detonante de la tragedia, todo sazonado con un toque sobrenatural encarnado en Ulrica, la adivinadora que —como las brujas en Macbeth— revela al protagonista su fatal e ineludible destino.

Sin embargo, Un ballo in maschera no solo es uno de los mejores trabajos de Verdi, sino también uno de los que más problemas dieron para su estreno: inicialmente, esta ópera se llamaba Gustavo III, pero en una Italia dominada por el Imperio austriaco no era buena idea anunciar en los teatros una ópera que culmina con el asesinato de un rey. Entonces, hubo cambios en los nombres y títulos nobiliarios de los personajes (el rey de Suecia se convirtió en Riccardo, duque de Pomerania, y Anckarström se convirtió a secas en el conde Renato), en la locación (que se trasladó de Estocolmo a Pomerania, en la antigua Prusia) y en el nombre de la ópera (que pasó a ser Una vendetta in domino). En enero de 1858, con todo ya listo para empezar los ensayos, un grupo de extremistas italianos intentó asesinar al emperador Napoleón III en París. La censura volvió a ponerse quisquillosa e impidió el estreno de Una vendetta in domino. Verdi se vio obligado a cambiar de nuevo la locación de su ópera, ahora a una muy lejana y poco amenazadora colonia británica en América: Boston, en una época aún más lejana y mucho menos amenazadora: el siglo XVII. Riccardo se convirtió de duque de Pomerania en conde de Warwick y la ópera encontró su nombre definitivo: Un ballo in maschera.

Y así, con todos esos cambios, Un ballo in maschera se estrenó por fin, con gran éxito de público y crítica, el 17 de febrero de 1859, en el Teatro Apollo de Roma. Fue hasta 1935 que algunas casas de ópera empezaron a recuperar los personajes y la ambientación originales, pero todas han conservado el último título dado por Verdi a una de sus obras maestras.

Giuseppe Verdi: Un ballo in maschera / Massimiliano Pisapia (Riccardo), Franco Vassallo (Renato), Chiara Taigi (Amelia), Annamaria Chiuri (Ulrica), el Coro de la Ópera de Leipzig y la Orquesta del Gewandhaus de Leipzig, dirige Riccardo Chailly

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí