Festival Mozart de OperaVision: Don Giovanni

La leyenda de Don Giovanni parece eterna, pero la primera versión escrita se remonta al dramaturgo español Tirso de Molina: El burlador de Sevilla, publicado por primera vez en 1630.

Por Música en México marzo 12, 2020 Última Modificación marzo 12, 2020

Don Giovanni
Donna Anna
Comandante
Donna Elvira
Don Ottavio
Leporello
Masetto
Zerlina

Tuomas Pursio
Liine Carlsson
Koit Soasepp
Tamuna Gochashvili
Tuomas Katajala
Markus Suihkonen
Henri Uusitalo
Olga Heikkilä

Opera y Ballet Nacionales de Finlandia

Música
Libreto
Concertador
Escena
Escenografía
Vestuario 
Iluminación
Coreógrafo
Video
Sonido 

Wolfgang Amadeus Mozart
Lorenzo Da Ponte
Patrick Fournillier
Jussi Nikkilä
takis
Erika Turunen
Kalle Ropponen
Ima Iduozee
takis
Asko Kuusisto

La ambigüedad intrínseca de Don Giovanni

La historia cuenta que Don Giovanni era un libertino y un sinvergüenza. Su lista de hazañas sexuales es tan larga que se acuñó una palabra después de que su criado, Leoporello, desplegara una lista aparentemente interminable que las enumeraba. La leyenda de Don Giovanni parece eterna, pero la primera versión escrita se remonta al dramaturgo español Tirso de Molina: El burlador de Sevilla, publicado por primera vez en 1630. Muchas otras adaptaciones han visto la luz antes del día en que Lorenzo Da Ponte escribiera el libreto para la ópera de Mozart en 1787. Destacan la obra de Molière Dom Juan ou le Festin de pierre (1665) y la obra de Goldoni Don Giovanni Tenorio (1735).

Da Ponte se basó específicamente en el libreto de Giovanni Bertati para Don Giovanni Tenorio, una ópera contemporánea de Giuseppe Gazzaniga, aunque mejoró el drama al agregar capas complejas a todos los personajes. Sin embargo, para cuando la ópera de Mozart se estrenó sólo dos años antes de la Revolución Francesa, la leyenda del personaje había sido algo minada. Mientras que en la época de Molière, apenas un siglo antes, ese humor era adecuado muy valorado en los teatro.

Entonces, ¿es Don Giovanni la comedia o la tragedia? Esta inquietante ambigüedad se encuentra en el centro de la ópera. El propio Mozart la consideró como un dramma giocoso, literalmente un drama ligero, un género operístico prevalente en Italia a mediados del siglo XVIII. Jussi Nikkilä, director de esta producción de la Ópera y Ballet Nacionales de Finlandia, reflexiona sobre esta yuxtaposición: “La comedia y la tragedia se cruzan y chocan en la ópera de muchas maneras. Me parece muy divertido cuando el público no necesariamente sabe si algo es gracioso o increíblemente triste”. Un ejemplo de esto se puede encontrar en el aria de Leporello, en donde narra satíricamente las conquistas de su maestro, para disgusto de Donna Elvira, quien sólo entonces se entera del alcance de la infidelidad de Don Giovanni.

A pesar de sus vicios, o debido a ellos, el personaje de Giovanni nunca ha dejado de cautivar al público. Aunque todos lo culpan y lo vilipendian, Leporello lo llama amo y esposo de Elvira. La identidad del Don es difícil de entender: “Quién soy, no lo sabrás”, dice cantando. Esta inconsistencia se ve reflejada en la música que compuso Mozart. Escribió el papel al cantante Luigi Bassi, cuyo rango se describió como “a medio camino entre el tenor y el bajo” (Allgemeine Musikalische Zeitung, 1800). Hoy, esa voz se clasificaría como barítono. A lo largo de los siglos, sin embargo, el papel ha sido interpretado por tenor y bajos. Incluso se puede decir que el rango vocal de Giovanni es resbaladizo. Si bien el casting requiere de voces específicas para cualquier otro personaje, Giovanni puede ser cantado por todo tipo de voces. Del mismo modo, el protagonista viene con muchos disfraces. Se enmascara, fingiendo ser el prometido de Anna y toma prestado el atuendo de Leporello para tener acceso a la criada de Elvira.

Dada esta elusividad, ¿cómo se puede representar a Don Giovanni en la actualidad? ¿Es esta una ópera sobre el castigo de un criminal? La partida más decisiva de Da Ponte del libreto de Bertati consistió en no enviar a Donna Anna a un convento, sino en empoderarla para impulsar a Don Ottavio y a los demás en su búsqueda de justicia y castigo. El tema encaja perfectamente en el debate social contemporáneo que rodea la cultura de la violación. Jussi Nikkilä explica: “La historia es sobre un adicto al sexo. Quería adoptar un enfoque audaz para el tema. Don Giovanni es un hombre adulto que ha operado de cierta manera durante décadas.Su personalidad, su patrón de comportamiento y lo que hace a las personas proporcionan un paisaje ideal y una tensión dramática para un director. Nadie puede actuar así en el vacío: otros deben otorgarle su al abusador”.

La moraleja, entonces, es que Don Giovanni viola y asesina porque puede. El sistema está sesgado a su favor: su poder proviene de su posición social. Si la justicia terrenal es imposible, solo puede obtener lo que se merece al descender al infierno. Para Nikkilä, tal lectura puede parecer unilateral. Está interesado en los motivos de Giovanni. ¿Por qué actúa así? ¿Qué está escondiendo? ¿Queda algo de belleza en él? “Para amar de verdad, debes abrazar la posibilidad de lastimarte. El hecho mismo de que Don Giovanni no pueda hacer eso lo destruye.”

OperaVision

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí