Grandes sonatas de Beethoven I

Publicado: octubre 11, 2014 Última Modificación octubre 11, 2014 Por: adminmusica

Sonata no. 8

Op.13 “Patética” –do menor
Grave. Allegro di molto e con brio
Adagio cantabile
Rondó: allegro

La sonata “Patética” (nombre puesto por el propio Beethoven) fue escrita en 1798, dos años antes de la Primera sinfonía. La dedicó a su amigo y protector, el príncipe Karl von Lichnowsky. Si bien hay en ella reminiscencias de las sonatas de Clementi y Dussek, el lenguaje es plenamente pianístico, algo que para la época era sin duda una novedad estética. La dinámica del piano fue explotada con plenitud por Beethoven y la sonata es en muchos sentidos visionaria. Por ejemplo, la indicación de fortepiano (fp) en el primer acorde de la obra pareciera una contradicción instrumental. Es un recurso perfectamente asequible en un violín o un clarinete, pero en un piano parecería carecer de sentido. La indicación sugiere se toque el acorde primero con fuerza, para inmediatamente atacar con suavidad el mismo conjunto de alturas. Uno de los pocos pianistas que llegó a dominar con particular maestría el pasaje tal como lo pide Beethoven es Edwin Fisher. Sin embargo, la práctica común es dejar el acorde sonando en forte.

La “Patética” consta de tres movimientos. Una grave y lenta introducción despeja el camino a una vigorosa exposición. La introducción aparece luego dos veces, lo que contribuye al dramático impacto de todo el movimiento. El adagio cantabile fluye en una melodía exquisitamente concebida, bellamente conformada y perfecta en sí misma. El movimiento final es un rondó como sólo Beethoven podía escribirlo: el juego de temas, el contrapunto equilibrado y la continuidad de todo el conjunto, son una prueba clara de la enorme habilidad de Beethoven en esta forma musical. Pero más allá de cualquier análisis, está la belleza de la música en sí misma.


Sonata no.14

Op. 27 no.2 “Claro de luna” – do sostenido menor
Sonata quasi una fantasía
Adagio Sostenuto
Allegretto
Presto Agitato

Quizá la más popular y comentada de las treinta y dos sonatas. Fue concebida y escrita en 1801, un año tormentoso para Beethoven en lo psicológico y lo musical. La sonata fue dedicada a la condesa Guilietta Giucciardi, de quien Beethoven estuvo locamente enamorado. Las circunstancias de la dedicatoria son bastante curiosas: Beethoven pensó al principio dedicar el Rondó en Sol mayor opus 51 no.2 a la condesa, pero al caer en cuenta de que no había cumplido con el compromiso de dedicar una obra a la princesa Lichnowsky, hermana de su gran protector, dedicó el Rondó a esta y la sonata a Giulietta.

El nombre de la sonata lo acuñó el poeta y crítico Ludwig Rellstab, años después de la muerte de su creador. Rellstab aseguró que el título le fue sugerido en una noche de plenilunio en el Lago de Lucerna. Este sobrenombre recibió una aceptación general y se asentó como identificador de la sonata.

La op.14 fue el punto de partida de una brusca ruptura de Beethoven con los convencionalismos formales del siglo XVIII. En ella se presentan los movimientos de una sonata en “desorden”. El allegro inicial de sonata aquí aparece al final como un Rondó, construido con vertiginosos arpegios ascendentes. El movimiento lento, que usualmente es un movimiento intermedio, abre la obra y anuncia en buena medida el pianismo romántico de los Nocturnos de Chopin y las Canciones sin palabras de Mendelssohn. Es quizá – junto con el primer movimiento de la Quinta sinfonía – la música más célebre del compositor. El segundo movimiento es un allegreto en tonalidad mayor, pequeño y deslumbrante trozo colocado a la manera de intermezzo entre las dos tonalidades menores del primer y tercer movimiento. La enorme intuición artística de Beethoven permite que este singular ordenamiento adquiera completo sentido en la escucha.


Sonata no.15

Op. 28 “Pastoral” – re mayor
Allegro
Andante
Scherzo
Rondó

Parece no haber nada fuera de lo común en esta sonata. Es una obra luminosa y en ella Beethoven vuelve al orden clásico. Czerny dijo que el andante fue uno de los movimientos favoritos de toda la producción de Beethoven. Su sosiego y apacibilidad, el lirismo y el humor rústico del último movimiento, hicieron que el editor Cranz, de Hamburgo, la titulara sonata “Pastoral”, una atribución que no fue del agrado del autor. Se ha debatido si el título se refiere al sentido de naturaleza y entorno campirano de la Sexta sinfonía, o al sentido de calma, ligereza y simplicidad de la propia sonata. Beethoven escribió la mayoría de sus obras con grandes secciones contrastantes, y el op. 28 no es la excepción. Aunque su primer y tercer movimiento pueden ser perfectamente descritos como pastorales, los movimientos internos no comparten en absoluto esa cualidad.

La sonata fue compuesta en 1801 y publicada al año siguiente. Como en la forma clásica de la sonata del siglo XVIII consta de cuatro movimientos. Hay un scherzo en lugar del minuet. La sonata fue dedicada a Elder Sonnefels, literato de ideas humanistas y fundador de varios teatros de comedia en Viena.

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí