“Diálogos”: el siglo XX perdido de México

Publicado: septiembre 30, 2019 Última Modificación septiembre 30, 2019 Por: Francesco Milella

por Francesco Millela

El disco “Diálogos” se acerca a la música mexicana del siglo XX buscando repertorios olvidados para violín y piano.

Recuperando un repertorio olvidado

Ante la repetitiva retórica de la discografía contemporánea, el disco Diálogos. A collection of Mexican Chamber music for violin and piano”, merece hoy un espacio especial, un comentario que va más allá de la simple mención. Realizado el año pasado conjuntamente por el Latin American Music Center y la Jacobs School of Music at Indiana University, y publicado por la disquera Iamc (el disco se encuentra disponible en Spotify), esta grabación llega a nuestras manos para -por fin- comenzar a llenar un vacío muy grande en la difusión comercial y académica de la música mexicana del siglo XX: el repertorio para piano y violín

A partir de la segunda mitad del siglo XX, cuando la tradición musical de México logró finalmente ganar su propio espacio en el escenario cultural de Occidente, el mundo del disco y de las grandes salas de concierto miró exclusivamente a lo que, según ellos, hablaba más claramente de nuestro país, a lo que podía parecer exótico para los oídos europeos y, por esta razón, cautivar su interés. Sensemayá de Silvestre Revueltas, la Sinfonía India de Carlos Chávez o, imposible no mencionarlos, el célebre Huapango de Moncayo y el Danzón n. 2 de Arturo Márquez comenzaron a dar la vuelta del mundo y a sacar a México de esa posición subordinada en la que por años estuvo relegado. 

Romper estereotipos acerca de la música mexicana. 

El éxito de estas obras maestras llevó, por lo menos en contextos públicos y comerciales, a identificar la música mexicana con estos pocos nombres y magníficas composiciones. Terminamos, así, por ignorar todo un extenso repertorio de obras de música de cámara por el simple hecho de ser – por lo menos según el juicio del mundo comercial – menos escenográficas, inmediatas y, sobre todo, menos auténticamente mexicanas. Es precisamente este repertorio el que el violinista Alan Snow y la pianista Joanne Chang, protagonistas de este disco, buscan recuperar con gran gusto y sensibilidad para romper estereotipos y abrir nuevos caminos en la difusión de un género de la música “contemporánea” en México. 

Detrás de su evocador y platónico título, Diálogos, esconde una escogida selección de obras del siglo XX de autores del presente más lejano –Silvestre Revueltas (Tres Piezas, 1932), Manuel M. Ponce (Sonata breve, 1932), José Sabre Marroquín (Añoranza, 1969), Rodolfo Halffter (Pastorale op. 18, 1940), Carlos Chávez (Sonatina, 1924)-, y de compositores que siguen marcando el futuro de la música mexicana como Mario Lavista (Diálogos, 1974), Leonardo Coral (Piezas Fantásticas, 2003) y Samuel Zyman (Sonata concertante, 1986). Única excepción: el Andante para clarinete y cuerdas de Felipe Villanueva (1862-1863), compuesto durante la segunda mitad del siglo XIX y transcrito para violín y piano, suficiente para desmontar la tesis de Dan Malmström (Introducción a la música mexicana del siglo XX, FCE, enlace compra: https://www.fondodeculturaeconomica.com/DetalleEd.aspx?ctit=014263E) según la cual la música mexicana llegó a ser “autónoma y distinguible en grado evidente” solamente después de la revolución de 1910. 

La música en México nace del diálogo

Por el contrario, Este disco nos demuestra que autonomía y distinción no son criterios suficientes y únicos para definir la música mexicana del siglo XX, como si -volviendo a las grandes obras maestras que mencionamos hace poco- solo lo que es (aparente y) auténticamente mexicano es digno de ser escuchado y definido como tal. Lo que el título sugiere -y una escucha atenta del disco aclara de forma evidente- es que la belleza de la música mexicana reside también en los diálogos, incluso los más “académicos”, entre Europa y México, y en las distintas formas con las que los grandes compositores mexicanos elaboraron e interpretaron las inquietudes musicales del viejo continente. Solo así, creo yo, podemos entender las tensiones de Sonata breve de Ponce, compuesta bajo la influencia del impresionismo francés post-Debussy, pero también las distintas facetas que animan las cuatro partes de “Diálogos” de Lavista, compositor muy cercano a los experimentos de figuras como Karlheinz Stockhausen, o, finalmente, los colores stravinskianos de la Pastorale op. 18 de Carlos Chávez. La extraordinaria labor del duo Snow-Chang y de la Universidad de Indiana parecer reiterar una vez más lo que el gran escritor cubano Alejo Carpentier afirmó en 1977: hay que aceptar la música de América Latina “en bloque, tal como es, admitiéndose que sus más originales expresiones lo mismo pueden salirle de la calle como venirle de las academias”, sean estas mexicanas o, más frecuentemente, europeas.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí