Chopin: un amor imposible

Chopin: un amor imposible es una película biográfica que narra la vida del virtuoso pianista y compositor polaco Frédéric Chopin, considerado una de las figuras más importantes del Romanticismo musical.

Por Música en México Última Modificación noviembre 14, 2021

Aunque su épica saga Noches y días fue nominada al Óscar a la Mejor Película Extranjera en 1975, Jerzy Antczak (1929) es una de las figuras más discretas dentro del siempre interesante panorama del cine polaco. Realizador de seis películas para televisión y tres largometrajes cinematográficos, Antczak es conocido a nivel internacional por Chopin: un amor imposibe (2002), su último filme.

Ganadora del Premio de Oro a Mejor Cinematografía y del Premio de Platino a Mejor Drama en el prestigiosos Festival Internacional de Cine de Houston en el 2003, Chopin: un amor imposible es una película biográfica que narra la vida del virtuoso pianista y compositor polaco Frédéric Chopin (1810-1849), considerado una de las figuras más importantes del Romanticismo musical, haciendo hincapié en su tormentosa relación con la desafiante y rebelde escritora francesa Aurore Dupin (1804-1876) —mejor conocida con el seudónimo de Georges Sand— y en el contraste entre su frágil salud física y su intensa pasión por su país y la música.

La película empieza cuando Chopin —que ya goza de un aceptable reconocimiento como pianista y compositor— es todavía un joven que vive con sus padres y sus hermanas en Varsovia, capital de una Polonia gobernada por el Gran Duque Constantino Pávlovich Románov (1779-1831), zarévich de Rusia. Poco antes de la rebelión polaca contra el dominio ruso conocida como el Levantamiento de Noviembre (1830-1831) y a instancias de su padre, Chopin parte hacia París. Ahí conoce a Georges Sand, que acaba de separarse de su violento amante, el novelista y dramaturgo francés Félicien Mallefille (1813-1868). Aunque su belleza lo atrae inmediatamente, Chopin se siente cohibido por la fuerte personalidad de Sand y rehúye sus avances. Sin embargo, ante la insistencia de un amigo mutuo, Chopin decide acercarse a la escritora. Inicia así un apasionado romance en el que todo sería miel sobre hojuelas si no fuera porque al músico se le diagnostica una tuberculosis que va minando su salud rápidamente y porque la pareja tiene que enfrentarse a Maurice y Solange, los dos hijos de Georges Sand. Por un lado, Maurice (1823-1889) odia abiertamente a Chopin y se encarga de demostrarlo a la menor provocación. Por el otro, Solange (1828-1899) desarrolla un amor obsesivo por el músico, lo cual la lleva a enfrentarse con su madre, a quien considera peligrosa rival. Así, un doloroso entramado de celos, engaños, envidias y pasiones equívocas —aunado al bien intencionado y malhadado viaje a Mallorca de 1838— terminará por destrozar el intenso amor entre Frédéric Chopin y Georges Sand.

Bellamente filmada y con una admirable ambientación de época, Chopin: un amor imposible está protagonizada por los populares actores polacos Piotr Adamczyk (Karol, A Woman at Night, For All Mankind) como Frédéric Chopin y Danuta Stenka (Quo Vadis?, Katyn, Robert Mitchum est mort) como una espléndida George Sand de notable parecido físico. Los acompañan Adam Woronowicz como Maurice Sand, Bożena Stachura como Solange Sand, Jerzy Zelnik y Jadwiga Baranska —esposa de Jerzy Antczak— como los padres de Chopin, Michał Konarski como Franz Liszt (en una inolvidable escena donde interpreta el Estudio Op. 10, no. 12, Revolucionario, de Chopin), Jacek Rozenek como Félicien Mallefille y Krzysztof Gosztyla como el escultor Auguste Clésinger.

Como ocurre con cualquier película biográfica, en Chopin: un amor imposible el rigor histórico se moldea de acuerdo a las necesidades dramáticas del guión, pero quien haya leído cualquier buena biografía de Frédéric Chopin encontrará episodios fácilmente reconocibles, sazonados con disfrutables detalles imaginados —aunque no exentos de cierta veracidad— como la escena en que una cancioncilla interpretada al violín por Jan, el criado de Chopin, sirve a este último como inspiración para una de sus Mazurcas. (Recordemos que, para componer estas piezas, Chopin se basó en danzas tradicionales de su país natal). Por supuesto, en esta película la música es fundamental, y la banda sonora no defrauda las expectativas del melómano más avezado, ya que el puñado de obras seleccionadas es interpretado por músicos de primerísimo nivel, encabezados por el pianista polaco Janusz Olejniczak (1952), a quien acompañan —entre otros— los violinistas Pamela Frank (1967)  y Vadim Brodsky (1950), el violonchelista Yo-Yo Ma (1955), los pianistas Emmanuel Ax (1949) y Yukio Yokoyama (1971) y la Orquesta Sinfónica de Polonia bajo la batuta del compositor y director de orquesta Wojciech Michniewski  (1947).

Cabe mencionar que Jerzy Antczak, quien pasó seis años reuniendo fondos para poder llevar a la pantalla el guión de Chopin: un amor imposible, escrito por él y su esposa, la actriz Jadwiga Baranska, preparó dos versiones de esta película, una hablada en polaco y otra doblada al inglés por actores británicos. La versión que ofrecemos a nuestros amables lectores es esta última, con subtítulos en español.

Música en México
Escrito por:
Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha en directo
Música en México +
mostrar radio