Dafnis y Cloe – Ballet de Maurice Ravel (1875-1937)

Publicado: abril 9, 2015 Última Modificación abril 9, 2015 Por: adminmusica



Ballet de Monte Carlo | Jean-Christophe Malliot – Director

Dafnis y Cloe fue escrita por comisión de Serguéi Diághilev, misma que Ravel recibió probablemente en 1909. Los ballets rusos disfrutaban de enorme éxito durante su primera temporada en Paris, y Diághilev estaba ansioso por asegurar para el año siguiente nuevas obras hechas por compositores franceses destacados. Ravel inició la obra en junio de ese año, usando un tratamiento del antiguo romance pastoral griego en prosa de Longo (2º-3er siglo d.C.), que había sido adaptado por el coreógrafo Mikhail Fokine. El progreso de creación fue, sin embargo, pausado, y tuvieron que pasar tres años para que la obra llegara a los escenarios.

Ravel describió Dafnis y Cloe como una “coreografía sinfónica” –aunque Diaghilev no ocultaba su opinión de que era más sinfónica que coreográfica (Marnat [1986], p.343). Su duración es de alrededor de 55 minutos, lo que la convierte en la obra más larga de Ravel, y está pensada para gran orquesta, que incluye 15 tipos de percusión y un coro mixto (sin texto), ubicado dentro y fuera del escenario; esto fue causa de una disputa pública entre empresario y compositor, luego de que Diághilev montó la obra en Londres sin incluir el coro. Ravel escribió una carta de extrañamiento que fue publicada en el diario The Timestand y otros periódicos londinenses en Junio de 1914.

Desde el inicio hubo una diferencia conceptual con Fokine, quien quería capturar la imaginería pagana de los antiguos jarrones griegos, mientras que Ravel se sentía más inspirado por las escenas helénicas presentes en la pintura del s. XVIII (“la Grecia de mis sueños, es bastante similar a la que han imaginado y representado los artistas franceses de finales del siglo XVIII”, Ravel [1938]). Se ha argumentado que el erotismo del texto original de Longo, y quizá de la visión de Fokine, resultaban ajenos al temperamento de Ravel, y que el ballet es una traducción poco convincente y “castrada” de una exuberante historia de amor (Larner [1996], p.128-130). Por decir lo menos, la pasión sexual retratada por Ravel es discreta, y queda en el escucha juzgar qué tanto sus melodías y orquestación estimulan la imaginación.

Los ensayos para el montaje fueron tormentosos, con tensiones entre Nijinsky (quien bailaba el personaje de Dafnis), Diághilev, y Fokine (quien abandonó la compañía al final de temporada). El estreno, el 8 de junio de 1912 en el Théâtre du Châtelet, vino solo 10 días después de la primera función, en el mismo escenario, del “Preludio a la siesta de un fauno, ” en donde el final masturbatorio de Nijinsky causó furor. Dafnis y Cloe se representó solo dos veces esa temporada, y su impacto inicial fue bastante apagado, cuando menos en comparación con “El pájaro de fuego” y “Petrouchka” de Stravinsky, estrenados en las dos temporadas previas de los Ballets Rusos.

Dafnis y Cloe ha tenido su mayor aceptación en salas de concierto y grabaciones, en donde su virtuosismo orquestal y estructura orgánica pueden ser explorados más cabalmente. De ahí se derivan las dos suites orquestales hechas con pocas alteraciones a la partitura original:

– Suite de orquesta no.1 (Nocturno-Interludio-Danza guerrera)
– Suite de orquesta no.2 (Amanecer-Pantomima-Danza general/Bacanal)

La intervención del coro sigue estando al libre albedrío de la orquesta sinfónica que escoge interpretar esta partitura extraordinaria, unas lo incluyen, otras no.

Fuente: www.maurice-ravel.net/daphnis.htm


Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí