Grandes sonatas románticas para piano: Rachmaninov No. 2

Al cumplir cuarenta años en 1913, Rachmaninov comenzó el año con un breve respiro de una agotadora gira de conciertos en Moscú.

Por Música en México diciembre 15, 2019 Última Modificación diciembre 15, 2019

Denis Matsuev, piano

Al cumplir cuarenta años en 1913, Rachmaninov comenzó el año con un breve respiro de una agotadora gira de conciertos en Moscú, donde era muy solicitado como pianista y director de orquesta. En diciembre de 1912, se fue de vacaciones a Suiza y se mudó a Roma con el año nuevo, donde comenzó la composición de su gran obra coral Las campanas, una adaptación del poema de Poe del poeta simbolista Konstantin Balmont. Dos de sus hijas contrajeron fiebre tifoidea allí, lo que obligó un traslado abrupto a Berlín para su hospitalización, esto antes de que la familia regresara a su propiedad en Ivanovka, al sur de Rusia. La composición de la Sonata para piano No. 2 comprendió de enero a septiembre de ese año, en alternancia con la orquestación de Las campanas. Para poner en perspectiva el exuberante y tardío romanticismo de estas obras, uno puede recordar el hecho de que documentos fundamentales del modernismo como las Tres piezas para piano op. 11 de Schoenberg habían aparecido en 1909, su Pierrot lunaire y la Sonatina seconda de Busoni en 1912, mientras que Las consagración de la primavera de Stravinsky se estrenó el 29 de mayo de 1913. La Sonata No. 2 demuestra en abundancia esas cualidades del arte de Rachmaninov que hacen que su música sea permanentemente atractiva, por lo tanto valiosa y genial. 

El inicio agitato del Allegro rompe con una caída arpegiada hacia el bajo, dos acordes bruscamente atacados (que anuncian el intervalo estructural de tercera) y una figura que cae en la mano izquierda debajo de los tresillos tremolantes en la derecha, que ceden paso a grandes olas de nerviosa cinética. Es la entrada de un gran actor. Mientras que la Sonata No. 1 entrega una exuberante expansión durante más de media hora, la segunda ocurre en unos veinte minutos tensos y sin aliento, su organización y elegancia formal pueden pasar por alto dado su vertiginoso derrame. En la revisión de 1931 de Rachmaninov, versión que generalmente se escucha, se cortaron 120 compases del original, algunas de las extravagancias virtuosas, para crear texturas más transparentes. 

El segundo movimiento, que sigue sin interrupción, produce melancolía desde la elegía nostálgica hasta la fiebre antes de que un descenso arpegiado y desgarrador traiga el final ansioso y elevado, con fragmentos de una suerte de marcha parodiada, atravesada con uno de los pasajes más convincentes del repertorio de Rachmaninov; notas individuales en la combinación con acordes masivos y crecientes antes de un virtuoso final de sonoridad triunfante. Si bien su lógica musical impecable puede demostrarse, su impacto, en manos de un gran pianista, es convincentemente visceral.

Fuente: Adrian Corleonis para allmusic.com

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí