Música de Nayarit: sones, jarabes y tradición indígena

La música de Nayarit tiene muchos elementos en común con la música tradicional de Jalisco, por lo que son comunes el son y el jarabe.

Por Música en México mayo 8, 2020 Última Modificación mayo 14, 2020

Debido a su proximidad territorial, la música de Nayarit tiene muchos elementos en común con la música tradicional de Jalisco, por lo que son comunes el son y el jarabe.

El buey

El jarabe nayarita: una variante regional

Lo que hoy se conoce como Nayarit, alguna vez fue el Cantón de Tepic, el cual formó parte de Jalisco desde 1824 hasta 1917, año en que se elevó a la categoría de Estado Libre y Soberano de Nayarit. En esta entidad encontramos una variante del jarabe tapatío, conocida como jarabe nayarita, que es interpretada por una alineación de mariachi formada por guitarrón, violín, guitarra y vihuela. De hecho, algunos estudiosos afirman que el mariachi tuvo su origen en Nayarit y no en Jalisco.

Música tradicional de Colima

Controversias aparte, lo cierto es que, al igual que el jarabe jalisciense, el jarabe nayarita es una especie de suite formada por una serie de sones, en su mayoría anónimos, que cambian según la zona geográfica donde se interpretan. Según la región, la música de Nayarit se divide en sones de la costa norte como El toro loco, La guacamaya, La majahua y El costeño, mientras que representativos del centro y el sur son sones como El toro viejo, El jilguero, El gallito y El buey.

Sones acompañados de cuchillo y machete

Algunos de los sones tradicionales de Nayarit exigen que los danzantes varones muestren —incluso con los ojos vendados, para hacer mayor alarde— su destreza en el manejo del cuchillo y el machete, que se supone son sus instrumentos de trabajo (recordemos que el cultivo de la caña de azúcar es una de las principales fuentes económicas del estado) y armas para defenderse.

El ardillo

A estas peculiares y vigorosas piezas que contraponen la delicadeza femenina con la rudeza masculina se les conoce como sones potorricos, y entre los más característicos se encuentran El diablo, El coamecate, Los bules y Los negritos. Mención aparte merece El ardillo, colorido son que se baila sobre una tarima y en el que los bailarines deben equilibrar sobre la cabeza una botella o vaso de aguardiente mientras zapatean con fuerza, difícil tarea que se complica aún más para las mujeres, porque al mismo tiempo tienen que agitar sus largas faldas hacia uno y otro lado.

El coamecate

Música de los pueblos originarios

La música de Nayarit tiene fuerte presencia de los grupos étnicos asentados en la parte del Gran Nayar que corresponde a Nayarit (los huicholes, los coras, los mexicaneros y los tepehuanes del sur). Se caracteriza por la sencillez y el uso como ingrediente fundamental en los ritos ceremoniales.

Música tradicional de Jalisco

Los wixáricas (huicholes, en español) acompañan sus danzas rituales y festivas con combinaciones de instrumentos de origen mestizo (violín, vihuela, contrabajo, una especie de rabel medieval llamado xaweri y una especie de guitarra pequeña llamada kanari) y autóctono (flautas de carrizo, sonajas, cinturones con pezuñas de venado y tambores).

Música tradicional wixárica

Asentado en la parte oriental de Nayarit, el pueblo cora cuenta con sones de tarima (donde los danzantes zapatean rítmicamente encima de una caja hueca llamada tarima, acompañados por violines y guitarras de manufactura local), instrumentos autóctonos como el tounamaci (que consiste en una calabaza hueca colocada boca abajo sobre la cual se sostiene la parte curva de un arco que el intérprete mantiene fijo con el pie mientras golpea con un pequeño palo la cuerda del arco) y con una serie de representaciones bailadas y cantadas (en una mezcla de náhuatl, cora y español) que se conocen como pachitas y en las que se establece un paralelismo entre la cosmogonía de este pueblo y la Semana Santa cristiana.  

Por su parte, los mexicaneros (descendientes de un grupo de indígenas de la región Cora Baja llamados tecualmes) y los O’dam o tepehuanes del sur (asentados en Durango, Nayarit y Zacatecas y así llamados para distinguirlos de los tepehuanes del norte, asentados principalmente en Chihuahua) comparten con los coras las pachitas y los mitotes, una serie de danzas relacionadas con fases particulares del ciclo del cultivo.

Se bailan alrededor de una gran fogata durante toda una noche al son de un arco y con los rezos propiciatorios del notaste, que es la autoridad moral de la comunidad. También en estos grupos étnicos encontramos una variante de la Danza de los matachines (o matlachines) en la que, en vez de las tradicionales sonajas y palmas, los danzantes portan un arco y una flecha, razón por la que a este baile también se le conoce en la región como Danza del arco.

Música tradicional de Durango

Matlachines
Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí