La música tradicional de Campeche

Publicado: diciembre 12, 2018 Última Modificación diciembre 12, 2018 Por: Música en México

La tradición musical de Campeche se remonta a tiempos prehispánicos, en los cuales los indígenas mayas establecidos en la península de Yucatán utilizaban instrumentos de percusión elaborados con conchas de tortuga, troncos de árbol ahuecados a los que golpeaban con un palo largo y que llamaban tunkul, sonajas hechas con frutas secas que contenían semillas en su interior, caracoles y flautas de carrizo y de barro.

Los almudes: 

El inevitable sincretismo a que dio pie la Conquista tuvo como resultado una fusión estilística con los ritmos y melodías españoles. Prueba de ello es la jarana, un baile típico de Campeche que surgió durante la época virreinal y que sintetiza claramente la mezcla cultural entre España y México. Este alegre baile se interpreta en pareja, puede ser zapateado (con un compás de 6/8 e influencia del aire andaluz) o valseado (con un compás de 3/4 e influencia de la jota aragonesa) y sus pasos cambian según la localidad donde se interprete o la imaginación de los danzantes. Entre las jaranas más representativas de Campeche se encuentran Las chancletitas, La guaranducha (que introduce un ritmo de habanera de influencia cubana), Aires regionales, Los almudes, El pichito amoroso y El campechito retrechero. Por su parte, del fandango andaluz y el jarabe gitano se desprende un baile muy dinámico y rítmico: el jarabe de Campeche. Entre los jarabes campechanos más populares se encuentran el Jarabe criollo, el Jarabe gatuno y el Jarabe cubano. También de indudable influencia española es La flor de la malagueña, una de las piezas musicales más antiguas que se conocen en el estado.

Jarabe criollo: 

Tanto la jarana como el jarabe son interpretados por alineaciones musicales formadas mayormente por trombones, clarinetes, trompetas, timbales, bombo y güiro, y suelen ser la base de tres tipos de festejos cuyos orígenes también se remontan a la época colonial: las vaquerías (fiestas “de hacienda” relacionadas con el conteo y el marcado de ganado por parte de los vaqueros), las fiestas del palmar (festejos que se organizan en la playa, bajo las palmeras) y los saraos (fiestas nocturnas “de salón”).

La flor de la malagueña:

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí