Cuartetos de cuerdas op. 74 “Arpa” y op. 95

Beethoven pudo producir el cuarteto op. 74, una obra cargada de optimismo y belleza, a pesar de la turbulencia social de una guerra y la comprensión de que estaba comenzando a sufrir síntomas de sordera.

Por Música en México mayo 24, 2020 Última Modificación julio 30, 2020

Cuarteto en mi bemol mayor, Op.74 “Arpa”

Danish String Quartet:
Frederik Oland, violín I
Rune Tonsgaard Sorensen, violín II
Asbjorn Norgaard, viola
Frederik Schoyen Sjölin, cello

Los años que precedieron a la composición en 1809 del Cuarteto de cuerda op. 74 fueron marcados por un tumulto social y político severo en Europa occidental. La búsqueda de Napoleón de la dominación del norte de Europa significó que la tierra natal de Beethoven, Austria, estuvo bajo un asedio casi constante desde 1800 hasta 1814. Es aún más sorprendente que mientras estaba distraído por el sonido de las feroces batallas en Viena y sus alrededores, Beethoven pudo producir el cuarteto op. 74, una obra cargada de optimismo y belleza (resultó que Beethoven guardó su apasionada respuesta a la dureza de la guerra para su cuarteto “Serioso” op. 95, que escribió el año siguiente. A pesar de la turbulencia social de una guerra implacable y la comprensión personal de que estaba comenzando a sufrir síntomas tempranos de sordera, los años entre 1803-1814, el “período intermedio” de Beethoven, produjeron algunas de sus obras más expansivas y heroicas. Pero el cuarteto op. 74 “Arpa” señala un punto de inflexión en la evolución de Beethoven como compositor, ya que lo escuchamos honrar simultáneamente las tradiciones estilísticas del pasado al mismo tiempo que comienza a experimentar con técnicas innovadoras de composición. 

El primer movimiento comienza con una introducción lenta e inquisitiva. Llegan acordes impactantes que son seguidos por momentos de silencio, como si Beethoven permitiera al oyente reflexionar sobre las posibilidades que se avecinan. Después de pasar al cuerpo principal de Allegro del movimiento, el optimismo de la pieza finalmente se revela. Arpegios arrancados en la viola y el violonchelo introducen el motivo del arpa (por el cual el cuarteto recibió su apodo no oficial). Un segundo tema compuesto por las semicorcheas, acompañado de un ritmo corto-corto-corto-largo que recuerda inmediatamente el famoso motivo de la Quinta Sinfonía, ofrece un contraste encantador con el primer tema más lánguido. El primer movimiento culmina con una deslumbrante coda compuesta por el ahora conocido motivo de arpa.

El segundo movimiento es uno de los ensayos más sublimes de lirismo y belleza de Beethoven. El tema principal del primer violín es expansivo, se afirma tres veces a lo largo del movimiento con cada encarnación mostrando más ornamentación que la versión anterior. Beethoven crea una sensación de variación a través de alteraciones inteligentes no solo a las voces acompañantes, sino también a través de cambios sutiles en los matices del tema principal.

Uno de los aspectos más innovadores de las composiciones de Beethoven fue su capacidad para expandir las formas musicales existentes para un mayor impacto emocional, una técnica que eligió emplear en el tercer movimiento. En el Scherzo, Beethoven construye un Trio doble en el que introduce la forma scherzo, una primera sección (A), salta al primer Trio (B), repite el Scherzo (A), vuelve a visitar el Trio (B) y luego regresa al Scherzo (A) antes de finalizar el movimiento. Después de atravesar el marco sobrealimentado del Scherzo, Beethoven dirige el movimiento a un cierre sorprendentemente suave antes de pasar directamente al último movimiento.

El final del op. 74 se basa en un tema genial, que lleva el primer violín, y un conjunto de seis variaciones encantadoras. Cada variación tiene un estado de ánimo y un carácter específicos únicos, ya que Beethoven alterna entre variaciones rápidas y lentas, y difunde la música por igual entre los instrumentos del cuarteto. La sexta variación comienza con un acelerando que continúa hasta el final del movimiento, donde Beethoven completa el cuarteto con un guiño y una sonrisa.

Cuarteto en fa menor, op. 95 “Serioso”

Emerson String Quartet :
Eugene Drucker, violín I
Philip Setzer, violín II
Lawrence Dutton, viola
Paul Watkins, cello

Los años de 1808-1810 fueron extremadamente difíciles para Beethoven ya que estaba entre lidiar con su sordera, con problemas de salud y financieros, así como relaciones personales problemáticas. Aún así, este período de su vida fue profundamente importante, ya que produjo varias obras revolucionarias, incluidas la Quinta y Sexta sinfonías.

El cuarteto en fa menor, op. 95, fue escrito en un mes en 1810. Es reconocido como el último de los cuartetos de cuerda del período intermedio de Beethoven, y preparó el escenario para su viaje revolucionario hacia sus últimas obras. Cuando Beethoven completó el op. 95, sabía que no se parecía a nada de lo que le había precedido, y se mostró algo escéptico sobre la disposición del público a aceptarlo en la literatura popular. Tal vez sintiéndose un poco protector, emitió este comentario a un amigo cercano: “Este cuarteto está destinado a un pequeño círculo de conocedores y nunca se deberá tocar públicamente”. ¡Somos afortunados de que sus deseos no fueron cumplidos!

El carácter “serioso” de esta pieza se escucha al comienzo del primer movimiento, ya que los cuatro miembros del cuarteto tocan un motivo de cinco notas al unísono. Este motivo de apertura alimenta el movimiento en todo momento, jugando tanto el rol de tema principal de voz acompañante. La forma-sonata del primer movimiento está muy comprimida, ya que Beethoven elimina la repetición de exposición tradicional y crea una sensación de textura errática e impredecible. Además, Beethoven altera la longitud de las frases para que nunca se cumplan las expectativas del oyente sobre la predecible simetría clásica. El segundo tema es más melancólico y breve,  se ve interrumpido por el motivo del tema inicial antes de pasar al desarrollo conciso. La emocionante coda se basa en el breve motivo de cinco notas del principio, e impulsa el movimiento hasta su abrupto cierre.

El segundo movimiento ofrece algunos de los pasajes más íntimos y hermosos de Beethoven, y nos brinda una paz momentánea tras el torrente emocional del implacable primer movimiento. El movimiento comienza con una línea suavemente descendente en el violonchelo expuesta por el primer violín. Acordes inesperados en forma de campana, intercambiados entre varios instrumentos y escuchados durante todo el movimiento, sazonan la textura. La viola introduce un tema fugaz que se pasa alrededor del cuarteto antes de que vuelvan las reflexiones de la línea de violonchelo de apertura. Lo que sigue es una brillante fuga doble, intrincadamente entrelazada para crear uno de los mejores momentos en la literatura del cuarteto de cuerdas.

Al igual que el primer movimiento, el tercer movimiento, Scherzo, es de carácter serio y dramático. Los cuatro instrumentos comparten un tema de ritmo punteado, galopando a un ritmo febril hacia el primero de los dos Trios maravillosos. Las secciones de Trio se forman por música de himno en los tres instrumentos inferiores mientras el primer violín revolotea arriba, como si reflexionara sobre el inminente regreso del turbulento scherzo. Beethoven aumenta el tempo y el fervor emocional en la coda, enviando el movimiento a su brusco final.

El inicio espressivo del Larghetto del último movimiento presenta una versión aumentada de la melodía del tercer movimiento, que suena al principio como si todo el movimiento fuera introspectivo. La profundidad inicial da paso a una fantasía-rondó, marcada Allegretto agitato, cuya música es ansiosa y nuevamente impredecible. Siguiendo su tendencia de imprevisibilidad, Beethoven cierra el cuarteto “Serioso” con una coda sorprendentemente brillante y optimista.

Fuente: Kurt Baldwin, notas al programa del Arianna String Quartet, “Los cuartetos intermedios de Beethoven”

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí