Seis cuartetos de cuerdas op. 18

Beethoven dedicó sus primeros años en Viena a dominar los géneros más populares en esa ciudad.

Por Música en México mayo 10, 2020 Última Modificación mayo 10, 2020

Beethoven dedicó sus primeros años en Viena a dominar los géneros más populares en esa ciudad. Antes de escribir cuartetos de cuerdas, compuso sonatas para piano, tríos de cuerdas, sonatas para piano y violín o violonchelo, canciones cortas y arias de ópera. Sin duda, la aparente inquietud de Beethoven al acercarse al cuarteto de cuerdas fue el resultado de la inmensa influencia de Haydn, cuyo op. 71 y 73 fueron compuestos en 1793, año en que Beethoven comenzó a estudiar con él. Haydn publicó sus seis cuartetos “Erdödy”, op. 76 en 1797, y sus dos cuartetos de op. 77 en 1799. Para prepararse en la eventual incursión al género, Beethoven estudió varias obras. En particular, le interesó el op. 20, no. 1 de Haydn y los KV. 387 y 464 de Mozart, mientras comenzaba a trabajar en sus seis cuartetos op. 18, publicados en Viena por Mollo & Co. en 1801. Los cuartetos no fueron escritos en el orden publicado, sino que su orden cronológico de composición es el siguiente: nos. 3, 1, 2, 5, 4 y 6.

El número de cuartetos del op. 18 es sólo uno de los guiños a la tradición de parte de Beethoven, ya que estos sets generalmente incluyen seis obras. Además, en los números 2 y 5, Beethoven parece confrontar directamente a sus predecesores, y como resultado, se mueve a otro nivel de composición. En 18 cuartetos, encontramos a Beethoven que domina los estilos de sus predecesores y se forja en un nuevo territorio. Por ejemplo, la independencia de las cuatro partes es mucho mayor que en trabajos previos, lo que puede atribuirse al hecho de que Beethoven desarrolló sus habilidades durante un tiempo liberado del bajo continuo omnipresente hasta su juventud. A pesar de los numerosos modelos recientes y del hecho de que los cuartetos de cuerda, op. 18, son claramente un producto de su tiempo, no podrían haber sido escritos por ningún otro compositor que no sea Beethoven. El op. 18 está dedicado al Príncipe Franz Joseph von Lobkowitz y constituye el proyecto más ambicioso de Beethoven durante sus primeros años en Viena.

Opus 18 no. 1

Brandon Garbot, violín
Grace Clifford, violín
En-Chi Cheng, viola
Timotheos Petrin, cello

El primer movimiento de op. 18, no. 1 es el primer estudio de Beethoven en tanto saturación motívica. Inicia con un estallido al unísono que anticipa el posterior cuarteto op. 95, el motivo de giro de las primeros compases aparece repetidamente en todo el movimiento en forma de sonata. El segundo movimiento, marcado Adagio affettuoso ed appassionato, es notable por varias razones. Hay pocos movimientos lentos en menor en las obras maduras de Haydn y Mozart, y el movimiento está en forma de sonata, con una sección de desarrollo breve pero densa. Además, Beethoven introduce nuevo material en la recapitulación y la coda. Los bocetos de Beethoven sugieren que el movimiento se inspiró en la escena de la bóveda en Romeo y Julieta de Shakespeare.

Opus 18 no. 2

Stephen Tavani, violín
Stephen Kim, violín
Haeji Kim, viola
Will Chow, cello

Estudios recientes muestran que el cuarteto no. 2 existía en una primera versión de 1799 y que fue revisado en gran medida en 1800. Las revisiones más importantes de Beethoven fueron al movimiento lento, cuya versión publicada es realmente sorprendente. Con tónica en do mayor, la forma general  de ABA’ yuxtapone dramáticamente la primera sección, el Adagio, con su melodía adornada y metro ternario, contra la sección B, Allegro, bailable y de metro binario en fa mayor. El homenaje de Beethoven a Haydn incluye el ingenio y la habilidad con la que manipula las unidades melódicas de dos compases y escribe una recapitulación falsa en el primer movimiento. El final vivaz está en forma de sonata, sin una repetición marcada, y con una breve pero audaz aparición de Fa mayor al final de la exposición, que recuerda un gesto similar del KV. 465 de Mozart.

Opus 18 no. 3

Angela Sing Yang Chan, violín
Abigail Fayette, violín
Sung Jin Lee, viola
Zachary Mowitz, cello

El tercer cuarteto op. 18 fue el primero en ser compuesto. Su inicio, con casi todo el peso en el primer violín respaldado por armonías sostenidas, se asemeja al comienzo del Cuarteto op. 50, no. 6 de Haydn, también en re mayor. El primer movimiento comienza con un énfasis en el acorde de séptima de dominante, mientras que el segundo grupo temático coquetea con la dominante menor. El resto del cuarteto comprende un patrón de movimiento convencional, pero el Presto final es una forma-sonata, no un rondó. Aunque no está etiquetado como tal, el tercer movimiento es un Minueto, aunque con algunos toques inusuales y prospectivos. Por ejemplo, el regreso del Minueto después del Trio no es la repetición da capo estándar, sino que está completamente escrito, con repeticiones adicionales y variaciones en el material original.

Opus 18 no. 4

Laura Park, violin
Alexandra Switala, violin
Kunbo Xu, viola
Young In Na, cello

El número cuatro de la serie abre con un movimiento en forma-sonata notable por su comienzo oscuro y cierre apasionado. El Andante scherzoso cuasi allegretto, en 3/8 y marcado scherzo, ilustra el rechazo de primer Beethoven del movimiento lento tradicional. Sigue un Minueto que es más lírico y sostenido que el Andante, aunque ocupa la posición tradicional del movimiento de danza. Beethoven volvería plenamente a esta “inversión de roles” en su Octava sinfonía. El final del Rondó gitano recuerda claramente a la manera de Haydn. Aunque durante mucho tiempo se pensó que el cuarteto en do menor estaba compuesto mucho antes que el resto de los op 18, investigaciones recientes demuestran que no es el caso. 

Opus 18 no. 5

Kevin Lin, violin
Ania Filochowska, violin
Erika Gray, viola
Oliver Herbert, cello

El quinto cuarteto de op. 18, en la mayor, está claramente inspirado en el cuarteto de Mozart en la misma tonalidad, K. 464. Tal como lo había hecho su predecesor, Beethoven compuso un movimiento lento de tema y variación, y lo colocó de tercero en el esquema general. Los acentos poco convencionales impulsan el tema principal del primer movimiento hacia adelante hasta que alcanza la dominante, en cuyo punto Beethoven, como en el op. 18, no.1, coquetea con la dominante menor.

Opus 18 no. 6

Shannon Lee, violin
Gloria Ferry-Brennan, violin
Zsche Chuang Rimbo Wong, viola
Andres Sanchez, cello

La reinterpretación de los roles de los movimientos de Beethoven es más sustancial y progresista en el último cuarteto de la serie. Es tentador considerar el número 6 como una obra en cinco movimientos, pero queda claro que “La malinconia”, el laberinto cromático lento que precede al final del Allegretto cuasi Allegro, es en realidad parte del final. “La malinconia” se insinúa dos veces en el ligero Allegretto, y el punto parece ser el gran contraste entre las dos atmósferas, no cualquier tipo de relación temática. Tales cambios repentinos en el estado de ánimo pueden representar la naturaleza de la melancolía.

Fuente: John Palmer para allmusic.com

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí